Reflexiones de la historia (XIII)

“A mí me parece que la gente cree en el cielo porque no le gusta la idea de morirse, porque quiere seguir viviendo y no le gusta la idea de que otras personas se muden a su casa y echen sus cosas a la basura. (…)

“Lo que de verdad pasa cuando te muertes es que tu cerebro deja de funcionar y el cuerpo se pudre, como el de Conejo cuando se murió y lo enterramos al fondo del jardín. Todas sus moléculas se descompusieron en otras moléculas y pasaron a la tierra y se las comieron los gusanos y pasaron a las plantas.

“Si vamos y cavamos en el mismo sitio al cabo de 1.000 años, hasta el esqueleto habrá desaparecido. Pero eso está bien porque ahora forma parte de las flores y del manzano y del matorral del espino. A veces, cuando las personas se mueren, las ponen en ataúdes, lo que significa que no se mezclan con la tierra durante muchísimo tiempo, hasta que la madera del ataúd se pudre. (…)

“La gente cree en Dios porque el mundo es muy complicado. Creen que es improbable que algo tan complicado como una ardilla voladora o el ojo humano o un cerebro llegue a existir por casualidad. Pero deberían pensar lógicamente, y si pensaran lógicamente, verían que solo pueden hacerse esa pregunta porque eso ya ha sucedido y ellos existen.

“Hay billones de planetas en los que no hay vida, pero en esos planetas no hay nadie con cerebro para darse cuenta. Y es como si toda la gente en el mundo arrojara monedas al aire: a alguien acabaría por salirle cruz 5.698 veces seguidas y se creerían muy especiales.

“Pero no lo serían, porque habría millones de personas a quienes no les saldría cruz 5.698 veces. Entonces, en la Tierra hay vida por culpa de un accidente, pero un tipo de accidente muy especial. Y para que ese accidente ocurra de esa manera especial, tienen que darse 3 condiciones: Duplicación, mutación y herencia.”

El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon

Reflexiones de la historia (XII)

About these ads

5 pensamientos en “Reflexiones de la historia (XIII)

  1. evemary dice:

    es complicado comentar esto, aunque es muy interesante… Al fin y al cabo, y según Freud, somos neuróticos ¿no? de alguna forma el neurótico tiene que controlar el mundo, o intentar contrarlo, o creer que lo hace… De la muerte no tenemos idea porque no vivimos para contarla, es el verdadero gran reto de la humanidad

  2. josedaze dice:

    Evemary…sí…a mí me pareció intersante. Me gusta hablar de estos temas. Creo que hay que perderle el miedo a moriri a cogerle ganas a vivir, que es lo importante. Yo espero cumplir todos mis sueños y, para ello, trabajo duramtne cada día y trato de vivir intensamente. Esa es la única medicina. SAludos desde Elda.

  3. Laura dice:

    Es curioso que saques este tema porque ultimamente me ha tocado pensar mucho sobre él debido a circunstancias muy cercanas. Estoy de acuerdo en que quizas debamos perderle el miedo a morir pero, la vida es tan intensa en todos los sentidos, que nos sentimos incapaces de dejarla si no es porque creemos que hay algo mejor. Y sin embargo, es tan complicado¡ Ahora más que nunca me niego a afirmar la existencia de un dios como el que nos han vendido hasta ahora y, sin embargo, también deseo más que nunca aferrarme a esa idea para afrontar ciertas cosas que veo a diario. En fin, aquí dejo un trocito de mis pensamientos por si alguien quiere seguirlos. Un beso

  4. Laura dice:

    Es curiosos que me haya encontrado con tu blog precisamente ahora , y con este tema; ya que es un tema sobre el que he pensado mucho ultimamente por circunstancias cercanas. Es cierto que a ninguno nos gusta la idea de morirnos y estoy de acuerdo en que hay que perderle el miedo, pero creo que es muy complicado, porque la vida es tan intensa en todos los sentidos que nos negamos a abandonarla, a no ser que pensemos que realmente existe algo mejor despues. No creo en la idea de dios que nos han vendido, me niego a creer despues de ver algunas cosas que he visto pero, en cierta forma, también quiero aferrarme a su existencia para afrontar mejor algunas de las cosas que ocurren. En fin, que aquí dejo un trocito de mis pensamientos por si a alguien pudiera interesarle. Un beso

  5. [...] Reflexiones de la historia (XIII) [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: