Y la democracia volvió a nacer…

“Acaban de dar las 8:00 horas del 23 de febrero de 1981 y el Teniente Coronel Antonio Tejero, vestido de guardia civil y con su tricornio bajo el brazo, entra en una iglesia cercana a su casa, en la calle madrileña de Guzmán el Bueno. Se dirige hasta los primeros bancos y allí, de rodillas,Sigue leyendo «Y la democracia volvió a nacer…»