Archivos Mensuales: abril 2006

La energía nuclear, ¿una cuestión política?

Todava no me explico cómo Greenpeace pudo llegar hasta ah

El cierre de la central nuclear de Zorita (Guadalajara) no ha venido a mejor momento. Con el precio del petróleo disparado hasta las nubes con máximos históricos y con el protocolo de Kioto apuntando a todos los países en una dura tesitura para obligarles a recudir las emisiones gases que incrementan el efecto invernadero, vuelve a saltar a la palestra el eterno debate sobre la utilización de la energía atómica. El cierre de la planta viene precedido de una prórroga por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). El Gobierno del entonces presidente José María Aznar aceptó la propuesta en el año 2002, aunque desde entonces su discurso se ha visto alterado en los últimos meses.

La energía nuclear es costosa, peligrosa y sus residuos son altamente contaminantes a largo plazo. Sin embargo, es un método “limpio” para generar electricidad, sin producir emisiones de gases de efecto invernadero. Pero la sombra de Chernóbil sigue estando muy presente y más viva que nunca. El problema que deben resolver nuestros dirigentes es cómo afrontar el brutal crecimiento de la demanda energética que se espera para los próximos años y con un país, China, cada vez más fuerte y con una necesidad increíblemente superior que toda Europa junta. El país asiático ya ha planteado la construcción de 50 plantas nucleares en las dos próximas décadas. Irreductibles sumisos.

El debate no debe establecerse en torno a si energía atómica o no. Se hace necesario poer fin al problema sobre qué hacer con los residuos que generan las centrales, con un periodo de enfriamiento que se calcula entre 20.000 y 100.000 años. ¿Es la única opción para sostener el crecimiento económico del planeta? El sistema capitalista necesita que comience a rodar esta premisa, pero el calentamiento terrestre se acelera y considero que por una vez en la historia deben primar unos planteamientos ecológicos.

En España todavía existen ocho centrales nucleares en funcionamiento. Los principios éticos del presidente del gobierno son sensatos y tiene previsto el cierre definitivo de todas ellas para los próximos años. Pero la escalada de precios es casi algo etéreo para el consumidor de a pie, que desea energía barata.

La aparente solución estriba en la mejora de las posibilidades de las energías renovables, pero se espera que para poder atender toda la demanda que se prevé se calcula que habría que construir cerca de 4.500, inviable por los infinitos problemas de seguridad. Lo que sí es un problema es que los políticos no confíen en las nuevas tecnologías. Lo que deben hacer las grandes potencias, adalides de un promiscuo futuro, es invertir en investigación y desarrollo para intentar encontrar la fórmula para el buen uso de las energías que la madre naturaleza nos regala. Creo que el futuro se encuentra ahí. Pero el debate tiene que crearse desde las administraciones que son los que tienen las competencias para hacerlo, pero quizá todavía no les interese proponerlo.
José M. Sánchez “Daze”
Anuncios

La Historia a través de la prensa

elmundo.es sigue aumentando sus cotas de audiencia. Quizá sea por las herramientas y los contenidos que ofrece. No hay nada mejor para conocer los entresijos de la sociedad y conocer su historia que echar un vistazo a la prensa del momento. Sin duda, es una magistral lección de Historia. No tiene desperdicio. Disfrutenlo y, para los amantes de los medios de comunicación, sentirán cierta añoranza; sobretodo, las personas que disfruten de una sana memoria histórica.

José M. Sánchez “Daze”

Internet y sus desconocidos métodos para las promociones

Todavía estamos descubriendo el poder de Internet como canal de comunicación. Sus posibilidades, inmensas, nos recuerdan que hay mucho por inventar. Y como vehículo para la promoción de artistas se está explorando actualmente, producto tal vez de la extensa hegemonía de la que gozan, por ejemplo, las discográficas. Si la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se empeña en cortar las alas al ilimitado intercambio de archivos de música, se encuentran nuevos agujeros negros que rompe las barreras del imperio de los discos, del que sólo unos pocos se lucran y no precisamente los propios músicos. El problema es que se continúa apoyando a los ya consagrados y de los nuevos talentos se olvidan, por lo que no tienen cabida dentro de una cultura masificada y vulgarizada a través de los medios de comunicación tradicionales.

A los artistas como El Koala les queda Internet para promocionarse. No es precisamente el ejemplo de un músico talentoso, pero ha venido a demostrar que Internet es imparable porque, quizá, da a conocer mientras que las propias personas tienen la libertad de consumirlo. Tan es el punto al que ha llegado, que ya ha saltado a la fama y, lo que es peor, al mundo de la televisión, ese aparato que recoge los rebufos de las lamentaciones o los irreductibles logros pasajeros. Así es. En el programa Buenafuente, en los informativos de Antena-3 (¿tendrá algo que ver la cadena de Planeta en el lanzamiento de este, digamos, artista?), en entrevistas en blog y ha estado charlando hasta con el mismísimo El loco de la colina. Toda una oleada de comentarios acerca de este despropósito absurdo. Todos hablan de él. Transformado en fenómeno social de inmediato gracias a su rápida difusión por Internet, ha conseguido el estrellato a una velocidad sin parangón en el panorama musical español.

Se está creando una moda, sólo explotada por las canciones de verano; esas melodías que, lejos de ofrecer letras reflexivas y cuidadas, dejan de lado la calidad. No son buenas canciones porque no disfrutan de buenos arreglos ni buenas interpretaciones. Simplemente son “pegadizas” y “graciosas”, algo que saben perfectamente los creadores del vídeo más irreverente y espantoso: la versión de la canción Hung up de Madonna por, la que se ha dado a llamar, Terremoto de Alcorcón.

Pero la que se ha convertido en un hito es Amo a Laura, un tema cursi en el que un chico, al que quiere a una chica, asegura que le va a respetar hasta el matrimonio. Los mensajes, que no subliminales, sí recuerdan a una parodia sobre algunos postulados del Opus Dei. Pero es que estamos viviendo nuevos sistemas publicitarios. El experimento se llama La oreja de Van Gogh, que ya la compañía Telefónica lanzó su nuevo trabajo discográfico a través de un nuevo modelo de móvil e incluso antes de comercializar el disco. Algo sin precedentes. Además, la campaña de promoción que están llevando se aleja de los parámetros conocidos. El mismo día de publicar “Guapa” apareció en todas las emisoras nacionales, en todos los diarios, se les hizo entrevistas, especiales. Todo, para un grupo musical, que también tuvo sus flirteos con Internet hace unos años en los que se les acusaba de pagar el impuesto revolucionario (qué dislate).

Pero la moda del “pásalo” no se acaba de inventar, y eso bien lo saben los políticos. Quizá están cambiando las herramientas en las que se basan los publicistas y, al contrario de lo que pudiera aparecer, lo simple, lo desconcertante y absurdo, triunfa.

José M. Sánchez “Daze”

Reflexiones de una vida (y III)

El periodista de hoy en día ha perdido las ganas de contar historias que le lleguen a uno el alma, de hacer un fiel reflejo de la situación de la sociedad o de buscar las noticias a base de interminables investigaciones. Simplemente…pues que se ha hecho un comodón. Sin embargo, también los hay que mantienen abierta una trinchera mediática. Los periodistas deben de defender el pluralismo, replantearse su propia subjetividad y mostrarse como son en realidad, sin ocultar sus planteamientos ideológicos para devolver la credibilidad al periodismo en la medida de lo posible, liberarse de los intereses de las fuentes, formarse constantemente, servir a la comunicación no a la incomunicación, tener siempre unas dosis de humildad guardadas en la recámara y acoger a los ciudadanos silenciados y minoritarios de la sociedad. Ha aparecido una nueva desigualdad entre quienes están dentro del espacio mediático y quienes están fuera. Entre los que son actores y los que son espectadores. Entre los que planifican y diseñan el espectáculo mediático y quienes su única opción es consumirlo.

Observen lo que les digo a continuación: el presente de del verbo bloguear: yo blogueo, tú blogueas, él bloguea, nosotros blogueamos, vosotros blogueáis y ellos bloguean. Un blog son esas páginas de Internet donde sus creadores, los bloguers, gracias a un software especial pueden colocar de inmediato sus ideas u opiniones y, entre muchas posibilidades, interrelacionarse con sus lectores de forma instantánea. Cualquier persona puede hacer un blog y comenzar, por lo tanto, a bloguear. Estamos ante una realidad imparable y una situación en la que se están ofreciendo contenidos más originales y atractivos que la propia prensa tradicional. La presión de estos “artilugios” es demoledora. Verán: mientras una buena columna de opinión en, por ejemplo, El País o El Mundo podía ser leía por varios miles de lectores…los blog tienen decenas de visitas…¡cada hora! Imagínense.

Las nuevas tecnologías abren muchas expectativas y posibilidades a las sociedades. Si extrapolamos este comentario cabría decir que también abre nuevas expectativas y posibilidades dentro del mundo laboral. Con ello, un recién licenciado en ciencias de la comunicación puede desempeñar nuevas funciones que antes le estaban cerradas. Este es el caso de los columnistas de opinión o los analistas especializados. Un buen periodista, especializado en algún tema en concreto, puede redactar columnas en las que refleje su opinión o su posicionamiento con respecto a unos acontecimientos. Antes solo los expertos y los literatos escribían este tipo de artículos. Ahora un periodista puede abarcar este espacio. Por otro lado, también un licenciado puede ejercer funciones docentes en una facultad mostrando sus conocimientos y experiencias a un grupo de alumnos deseosos de aprender. Pero hay que ser sincero y decirle a los estudiantes que esta profesión es muy difícil y que nadie sabe dónde va a acabar. Sin embargo, el sentimiento que puede generar ser profesor y formar a unas personas interesadas en el periodismo y descubrirles este pequeño mundo…debe ser francamente satisfactorio. Tantas oportunidades, tantos caminos por recorrer, tanto por descubrir, que, quizá, estemos desaprovechando una gran oportunidad. Porque el Periodismo, esa profesión tan bonita y maravillosa, no tiene que verse maltrecha por unos pocos.
José M. Sánchez “Daze”

Reflexiones de una vida (II)

El caso es que no todo era como se esperaba en un principio. La precariedad, plaga constante en las empresas de comunicación, lastran permanentemente el trabajo del profesional. No es baladí decir que hay gente que se mantiene, o mejor dicho, sobrevive en calidad de becario durante más de cinco años. Además, una nota diferenciadora en los últimos años está siendo que los recién licenciados comiencen a trabajar en horario de fin de semana. Eso hace que se pierda el seguimiento de las noticias. De esta forma se escribe, nuevamente, sobre lo ya escrito y requete-escrito anteriormente. Pero eso es lo de menos. El empresario quiere que sus páginas se llenen de informaciones aunque no contengan interpretaciones ni explicaciones exhaustivas sobre los datos.

Otro de los problemas existentes es que, gracias a la aparición de las sinergias empresariales, los periodistas deben realizar una doble función. Me explico: un trabajador de radio también tiene que cubrir su noticia para la televisión de su grupo editor. De esta forma, se descuida la calidad de las informaciones y la originalidad en el tratamiento de las mismas.

Por si fuera poco, los informativos se llenan (y rellenan) de contenidos rosa y de sucesos. ¿Esto lo que demanda la audiencia? Los editores y gatekeepers incluyen en sus productos periodísticos las informaciones que creen conveniente, pero a veces se equivocan en sus planteamientos ya que lo único que hacen es generalizar y crear modas, es decir, hacer seriales de sucesos repetidos en el tiempo y el espacio. Ya nadie se acuerda de los perros salvajes que atacan a los hombres o de los robos en las joyerías con el método de alunizaje o de las amputaciones sufridas por los motoristas en sus desafortunadas caídas y que tantas y tantas páginas se mancharon en su día. Aparecen nuevos problemas (o se rescatan) y se esprimen hasta la últinma gota. Pero, señores hoy en día también se producen hechos similares; el problema es que actualmente está de moda otro tipo de temas. Lo que quiero decir es que el contenido de las secciones de sucesos tienen a generalizar. Un estudio realizado hace varios años demostraba que publicar noticias de suicidios hacía que se incrementasen los mismos. Esta profesión implica tener una pasión innata y saber deliberar al tiempo si publicar informaciones como la de un suicidio teniendo en cuenta que incrementa el porcentaje de personas que deciden quitarse la vida.

El problema, en España, está en que todos los medios se proclaman independientes sin serlo y la composición de su capital es, en una mayoría de casos, perfectamente opaca. El único objetivo que tienen en mente las empresas periodísticas es obtener una rentabilidad económica. Y así lo dejan claro siempre. La configuración de los medios como empresas les ha catapultado a buscar todo tipo de fórmulas para ganar dinero y convencer a la audiencia y a los lectores. La información es, sobretodo, un negocio. Antes se tenía que informar, mientras que actualmente se tiene interés en informar. Para conseguir esto se sirven de los beneficios de la propaganda y la publicidad, olvidando con creces su función ancestral: actuar como servicio público en aras de obtener la verdad de los hechos. Los medios, al fin y al cabo, educan para que la sociedad mejore. Esta es la clave del desarrollo. Por esta razón, la existencia de los medios es obligatoria y necesaria.

José M. Sánchez “Daze”

El Caos, blog de la semana

Desde estas líneas quiero agracedecer a Aniuxa por haber seleccionado esta humilde bitácora como el blog de la semana. Sin duda, es un orgullo que una persona como ella aprecie este espacio dedicado al mundo de la comunicación.

Desde El Salvador nos llega este blog sensible, inteligente, alucinante, atractivo y original, en el que su creadora nunca deja de sorprender. Con un buen gusto musical y literario, consigue atraer las miradas de todos. Como recomendación les emplazo a descubrir el pequeño universo de esta hormiguita que, cada vez más, es “atómica”.

Nota: Gracias por todo Ani. Además, gracias de nuevo por ese detalle, ese gran detalle de dedicarme una felicitación.

José M. Sánchez “Daze”

Reflexiones de una vida (I)

No soy un periodista vocacional. Lo reconozco. De pequeño sabía que mi profesión debía estar relacionada con el mundo de la música o con las bellas artes o con las relaciones públicas o con la Literatura. Pero nunca me decanté enteramente por los medios de comunicación. Siempre me gustó escribir y, sobre todo, decirle a la gente de mi alrededor lo que pensaba acerca de un tema. Además, he tratado de hacer cada día algo distinto, propósito difícil de cumplir conociendo los vientos que corren durante los últimos años. Deseé siempre poder inculcar mi afán por aprender y viajar en el oficio que al final me procurase el destino. Quizá el Periodismo cumpla con la mayoría de estas expectativas o, al menos, eso quiero creer.

Sin embargo, no todo era como yo me esperaba. Quién sabe. Nadie de las personas que me rodean aspira a obtener un Premio Pulitzer pero sí, al menos, ser feliz con su trabajo y, aunque parezca una tontería, poder vivir dignamente de él. Al final, todo es lo mismo, todo es siempre igual. Acude a una rueda de prensa, cúbrela, edítala o monta la pieza para un informativo. Un día. Dos días. Tres días. Así hasta aburrirse. Copia las declaraciones de un señor al que tu mayor interés respecto a él es…es…nada y hazlo como si parezca importante. Busca las reacciones políticas a raíz de un determinado tema y vete a casa exhausto pensando que has hecho lo que debías.

Todo esto tiene un nombre: RP, es decir, Rutinas Periodísticas. Lo peor es que es una profesión tan sumamente competitiva, llena de complicaciones, sin horarios, bajo el mando de los directores o jefes se sección que pocas veces te dejan hacer lo que crees que es lo más oportuno. Para ello tendría que ser un profesional importante. Tal vez es cuestión de tiempo el adquirir prestigio, profesionalidad y eficiencia suficiente como para que nadie dentro de la empresa cuestionasen si es correcta tu actitud.

Pero no quiero ser tan drástico en mis planteamientos. Sigamos… Lo que sí me llama la atención es que la mayoría de estudiantes que deciden estudiar Periodismo creen que llegarán a ejercer la profesión en un conflicto bélico o que descubrirán un nuevo Caso Watergate. Se equivocan. Sólo un pequeño tanto por ciento se dedicará de lleno como periodista, el resto…el resto ni se sabe dónde acabarán. Pero no importa, porque su inclusión en este oficio podría enturbiar el poco prestigio que ya queda. Es así. No todos estamos capacitados para trabajar en esto. No simplemente hay que ir a una rueda de prensa y cubrirla. Por suerte o por desgracia, eso lo sabe hacer cualquiera (¿no?). Pero un periodista es algo más. Es un servicio público. Es el defensor de las causas sociales. Es el puente entre la clase dirigente y el pueblo. Es el cauce para el entretenimiento. Bueno…ya saben a qué me refiero.
José M. Sánchez “Daze

Día del libro

“Donde se quiere a los libros también se quiere a los
hombres”
Heinrich Heine
(1797-1856) Poeta alemán.

El día 23 de abril se celebra en más de 80 paises el “Día mundial del Libro y los derechos de autor“. Pero ¿por qué este día? Casualmente, el 23 de abril de 1616 murieron tres escritores de gran relevancia: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega. Escritores que, sin duda alguna, contribuyeron al desarrollo de la literatura. En Cataluña, además, se celebra Sant Jordi, su patrón. Y es una tradición muy antigua que los enamorados intercambien ese día una rosa y un libro. También es el patrón de Aragón y donde reside la leyenda de San Jorge. Disfrútenlo.
José M. Sánchez “Daze”

El futuro quizá esté en lo digital

Los medios de comunicación lo saben muy bien: las nuevas tecnologías avanzan a pasos agigantados y caminan tan rápido que la mayoría de los mortales no alcanzan a verlas llegar. Por eso, las empresas comunicativas se sirven de los nuevos avances para crear sus noticias y distribuirlas lo más rápidamente posible. Un conflicto bélico puede ser contado desde el mismo lugar tan rápido que parecería que el periodista se encuentra al otro lado. Lo vemos cada día, sobre todo, en las televisiones. Vemos cómo un corresponsal destinado en Washington o Beirut, en Londres o Estambul, en Hamburgo o Nueva York nos cuenta su crónica a la misma velocidad que se está produciendo el hecho. Un enviado especial confecciona su propia noticia y la envía a la redacción vía satélite. Eso ha implicado una reducción del tiempo de difusión y de creación del mensaje informativo.

Las tecnologías han posibilitado que, un periodista situado en París, pueda, en un tiempo relativamente reducido, grabar las imágenes pertinentes y realizar el correspondiente off junto con el speech (presentación de la noticia en el que aparece el periodista en el escenario de la información). El avance aún va más allá y posibilita codificar todos esos datos en bits (unidad mínima de memoria) y digitalizarlos, de tal manera, que la noticia llega a la redacción casi al mismo instante de haberse producido.

Todo eso implica un alto conocimiento, por parte de los periodistas, de las nuevas tecnologías y aprovecharlas al máximo. Así, la información no tarda tanto en ser recibida. Internet, por otro lado, ha venido a romper los esquemas que existen sobre el flujo y distribución de información. Gracias a la Red, se puede “navegar” por grandes espacios de datos y recabar informaciones para ser utilizadas por los medios de comunicación. En la Red de Redes se puede encontrar infinidad de datos, informaciones, fuentes de cultura y educación. Pero a pesar de todo ello, actualmente no existen unas normas jurídicas que regulen el acceso y consumo de páginas web.

Sin embargo, el desarrollo de las nuevas tecnologías ha posibilitado que las rutinas periodísticas no se rijan por lo mismos parámetros de antes. Así, la búsqueda-producción-redacción y difusión de los mensajes informativos ha cambiado. Se espera una actualización constante, esto es, que se redacte a la velocidad de la luz y, encima, de la mejor forma posible, aunque esa necesidad que tenemos todos de repensar los problemas y de comunicar se está supliendo a través de los blogs. De hecho, todos los periodistas deberían de tener su propio blog, ya que es la tarjeta personal de todos nosotros y, sobre todo para aquel frustrado estudiante de periodismo, será una buena herramienta para darse a conocer e incluso de aprendizaje. Pero los estudiantes de periodismo también deberían haberse introducido en este mundillo. Pero ahí no queda todo. Como estamos ante una puerta que se abre lentamente no existe una larga trayectoria y, sinceramente, se trata de un campo en constante descubrimiento. Una salida profesional a considerar, porque quizá, el futuro esté en lo digital.

José M. Sánchez “Daze”

elmundo.es completa sus recursos multimedia


De todos es sabido que la edición digital del diario El Mundo es la página de información más visitada. Con más de 8 millones de lectores al mes, cuentan con uno de los mejores equipos de edición gráfica e infografía, tanto que han sido galardonados con algunos de los mejores premios de mundo.

Durante las sesiones plenarias, la web ofrece la posibilidad de presenciar el debate parlamentario en directo y, por tanto, sacarse sus propias conclusiones. Aunque resulta, en muchas ocasiones, aburrido de seguir, todo hay que decirlo. Pues desde hace algunas semanas han completado sus recursos multimedia ofreciendo sus propias informaciones audiovisuales. elmundo video es su última incorporación y que se sitúan, de nuevo, a la vanguardia de las web informativas. Quizá dentro de algún tiempo la edición digital sea totalmente independiente de la edición de prensa. Todo se verá.

José M. Sánchez “Daze”

¿Periodismo digital o periodismo electrónico?

¿Cuántas veces nos hemos preguntado “qué es un periodista digital”?. La pregunta no tiene una respuesta clara y concreta. Si los periodistas son “los que informan”, debido a la aparición de los medios digitales cualquier usuario de Internet tiene la capacidad de informar. Sin embargo, son los profesionales de la comunicación quienes tienen, actualmente, la potestad de gestionar los flujos informativos y crear las noticias, aunque, como dice el periodista Quim Gil, “no es la calidad de la información lo que diferencia a un periodista”, porque un periodista malo no deja de ser periodista y, en cambio, “existen personas con conocimientos específicos que puedan informar muy bien sin ser periodistas”.

Esta afirmación, dura pero acertada, demuestra que muchos blogueros han recibido esa antigua esencia de los eruditos hombres de letras para llegar a la gente, es decir, de comunicar, aplicándolo en sus espacios. Las nuevas tecnologías han posibilitado que estas personas accedan al mundo y puedan darse a conocer, incluso a nivel mundial. ¿Basta con publicar en Internet para hacer periodismo digital? ¿Qué es más acertado, hablar de periodismo digital o de periodismo electrónico? Nos hemos decantado por la denominación de “periodista digital” en detrimento de otras posibles denominaciones, aunque el primer término utilizado fuera el de “periodismo electrónico”.

El problema que nos hemos encontrado al utilizar el término “electrónico” es que se ha asociado, como se puede llegar a deducir, a los medios electrónicos ya clásicos como el teletexto o el fax. Por tanto, si electrónico no es equivalente a digital, se puede decir que no son los aspectos electrónicos lo que distingue a este nuevo periodismo.

Solamente el periódico electrónico, aquel que definimos como interactivo, multimedia y que integra tanto texto como recursos audiovisuales, ha revolucionado el antiguo periodismo impreso. Luis Rosetto aporta una definición de periodismo digital: “Hoy basta con contar con un ordenador y una línea telefónica para convertirse en un patrón de prensa en el sentido tradicional del término. Se acabó el comprar toneladas de papel de periódicos y el movilizar camiones para distribuir los periódicos al quiosco de la esquina. Basta con ponerse en Internet, conectarse y esperar que el mundo venga a ti.”

Pese a todo, el periodista digital deberá ser un profesional todoterreno y moverse como pez en el agua en todos los aspectos de la profesión. Como si de superhéroes se tratasen, deberán ser capaces de establecer un lenguaje de trabajo común con documentalistas, diseñadores, programadores o administradores de sistemas y saber utilizar todos los recursos como la fotografía o la edición de documentos audiovisuales.

Por su parte, Concha Edo, en su artículo “El periodismo profesional y el desafío de los blogs”, señala que “los periodistas, independientemente de que trabajen en un medio concreto con mayor o menor audiencia o lo hagan ejerciendo de freelance , han elegido en muchos casos otro tipo de personalización periodística que consiste en tener un site propio en Internet. Una página desde la que pueden ofrecer sin ningún tipo de límites sus informaciones o los rumores a los que han tenido acceso”. Sin presiones mediáticas ni empresariales, con la posibilidad de escribir en todo tipo de estilos y con una interactividad ante la audiencia incomparable en otros medios de comunicación.

“La fecha en la que una iniciativa de este tipo se puso de actualidad por primera vez es fácil de recordar. Fue en enero de 1998 cuando Matt Drudge incluyó en su web, cuyo nombre es cuyo nombre es Newsweek se había negado a publicar porque era una información sin verificar. En aquel momento se hizo pública la relación entre el presidente Bill Clinton y la becaria Monica Lewinsky que tantas páginas de periódicos y tantos espacios de radio y televisión iba a llenar durante meses”. Imagínense la revolución que ha supuesto.

Desde entonces se han ido sucediendo multitud de espacios en la Red, aunque muchos de ellos han desaparecido sin dejar señales de vida o, simplemente, no son bitácoras dedicadas al mundo de la comunicación. Sin embargo, cualquier internauta puede constituirse su propio blog, que, siguiendo seis pasos, podrá llegar a ser famoso. ¿Será verdad?

José M. Sánchez “Daze”

Un mal llamado accidente

Esquela que ha aparecido en todos los medios de comunicación. Desde la asociación Stop Accidentes trabajan para solucionar este problema

“¿Cree que va a morir en la carretera?” Con esta frase de inició la última campaña de concienciación que la Dirección General de Tráfico para tratar de reducir el número de fallecidos en accidentes de tráfico, una lacra absurda que asola a España y que parece difícilmente erradicable desde los métodos actuales. Parece una plaga que llevamos todos dentro y que sobresale en los medios de comunicación gracias a su peculiar voz de alarma. En vez de concienciar, asustan.

Los 108 fallecidos en este periodo vacacional contrasta duramente con los 105 registrados el año pasado en el mismo periodo de tiempo. La tendencia a la baja de los últimos años se ha visto empañada por esta cifra. El parque de automóviles ha crecido. Pero algo hay que tener en cuenta. Las muertes en carretera se ocasionan diariamente y por diversas consecuencias.

Es un error calificar a todos los accidentes por igual, porque muchos accidentes se producen por errores humanos, por despistes al volante, otros por un incorrecto manejo del volante, por la imprudencia de ineptos conductores que pierden la noción de la realidad, por velocidad excesiva. De hecho, el 48% de los muertos en accidente de coche esta Semana Santa no llevaba el cinturón.

Pero, sobre todo, muchos choques vienen por una falta de infraestructuras de calidad, producto de la dejadez en las funciones del Ministerio de Fomento, organismo encargado de velar por la seguridad de nuestras carreteras. Los baches se suceden en multitud de tramos viales, los peraltes, la mala señalización. Los carriles individuales para ambos sentidos en carreteras convencionales causan multitud de muertos anualmente, y nadie se para a pensar de sus tristes consecuencias.

Nos ponen radares en las autovías y autopistas, los espacios más seguros de nuestra red vial, pero ¿por qué no exigimos más seguridad en las carreteras convencionales y tramos periféricos de las ciudades? Para un país como España, en el que sus habitantes nos creemos que nos encontramos en la cresta de la ola de la vanguardia, un problema como éste desborda nuestra conciencia. En ningún otro país de Europa sucede lo mismo. Parece que todos son mucho más civilizados. ¿En qué otro país se habla tanto de este tema?

Por si fuera poco, la gran permisividad de algunos jueces hacen que a los conductores ebrios maten a personas se les evite colgarle la etiqueta de “delincuente” y puedan estar en la calle al día siguiente, ya que el alcohol se considera un eximente de delitos. Sin duda, habría que evitar que personas que ingirieran sustancias tóxicas pudieran estar a las manos de un volante, como le sucedió a Helena Castillo Zapata, muerta hace justamente un año en estas circunstancias. Impensable.

La cifra de muertos la asimilamos con una naturalidad pasmosa que ya nada nos sorprende. Culpa de esto la tienen los medios de comunicación que dan la voz de alarma, aunque inconscientemente y tratan a los fallecidos como un mero número, sin prestar atención a los diferentes aspectos accidentales. Sus noticias sensacionalistas sobre este tipo de sucesos nos llegan hasta las entrañas y nos sobrecogen. Llantos, lloros, dolor y angustia se repite en más ocasiones de las que debería. Yo ya he vivido esta situación y sé lo mal que se pasa. Pero, siempre, en nuestro interior pensamos que “eso nunca me pasará a mí”. En Francia llevan más de catorce años con el carnet por puntos y en la prensa casi nunca aparece como un problema el número de muertos porque han conseguido reducirlo notablemente. Veremos si aquí sucede lo mismo.
José M. Sánchez “Daze”

La II República se quedó muda

Llego de improviso y sin avisar. Era deseada y añorada. Fue un catorce de abril de un ya lejano 1931 cuando se fechó la pacífica proclamación de la II República Española, la más libre y democrática forma de ordenación de un estado, según adelantó el prolífico Aristóteles. Precisamente, la misma efeméride que se cumple hoy y que los medios de comunicación han obviado hasta cotas desconocidas, pese a que supone un hito histórico en nuestro país.

El júbilo de todos los ciudadanos inició una nueva andadura con la que se esperaba romper con los antiguos demonios de aquel entonces. Los 23 millones de españoles que hacían su vida por aquellos años recibieron el nuevo régimen con ilusión y esperanza, quizá porque se pensó que sería el inicio de unas mejores condiciones de vida. Pero no llegó a sobrevivir porque una terrible y desafortunada Guerra Civil, la misma que desembocó en miles de muertos, se interpuso en su camino y cerró, trágicamente, lo que podría haber sido un ciclo de modernización y progreso social.

Es un sistema mucho más democrático que la Monarquía, ya que el pueblo tiene la opción de elegir al Jefe de Estado, aunque se identifica en este país con posturas radicales izquierdistas. Pero ¿no están todavía vivas las ideas republicanas (quise decir, democráticas)? ¿Por qué entonces evitar lo obvio y olvidar lo inolvidable?

Consiguió inalcanzables avances por un país en constante recuperación como era España. Desde la división de poderes a la reforma agraria pasando por la aplicación del sufragio femenino hasta la asistencia sanitaria pública, y sin olvidar el principio de laicidad del Estado o las medidas legales como el matrimonio civil o el divorcio. Y ¿qué decir de la lucha contra la pobreza o el analfabetismo? Sin duda, loables propósitos que consiguieron aglutinar a una clase intelectual, siempre dividida, siempre desatendida.

La República duró poco tiempo, desde el 14 de abril de 1931 hasta el año 1939, en que triunfó la fuerza bruta de los rifles durante aquel Alzamiento Nacional impulsado por el movimiento fascista. Nunca tuvo el mismo color. Nació de la esperanza y se fraguó en la más estricta legalidad como demostraron las urnas, no como aquel golpe de estado que propició la última guerra romántica, preludio de cuarenta años de dictadura franquista.

La Carta Magna de 1931 fue un instrumento concebido, probablemente, con demasiada rapidez, que se desarrolló casi sin tener en cuenta las realidades de un país nuevo. Uno de los grandes males de la II República fue que sus partidos políticos se enfrentaron unos a otros en una serie de gobiernos débiles. Aquel sueño, que quería construir un país donde primarían la igualdad y la justicia, inició su camino con el firme propósito de transformar la situación social, anclada en el pasado y con unos índices de analfabetismo alarmantes. Su esencia ha marcado a fuego a muchos españoles durante 75 años. Por acontecimientos menos importantes los medios de comunicación han dedicado mucho más trabajo. Un respeto.

José M. Sánchez “Daze”

Romano Prodi, una apuesta por el cambio


A Silvio Berlusconi no le sientan bien las derrotas. Acostumbrado a conseguir todo lo que se propone, “Il cavaliere” no podrá repetir mandato en su Italia natal. Y no es para menos porque su salida del gobierno ha venido precedido de muchas críticas a su sistema de gestión, y con la Guerra de Irak de trasfondo. Cuando todo sigue en el aire, Romano Prodi ha anunciado ya que pretende poner fin a su hegemonía televisiva.

El país mediterráneo es uno de los más endeudados de todo el continente europeo. Pero eso es lo de menos porque tiene a toda Italia comprada y nadie conoce los entresijos en los que se maneja. Probablemente, su sucesos Romano Prodi no sea la solución pero, antes que un pseudodictador corrupto que ha utilizado la política como vía de escape a su perentorio crecimiento económico es aceptable cualquier otro dirigente que desee cambiar la situación. Hijo de un banquero de clase media, Berlusconi es el hombre más rico del país, con una fortuna que la revista Forbes calcula en casi 9.000 millones de euros.

Todo comenzó cuando a mediados de los años setenta puso en marcha una televisión por cable que emitía en uno de los barrios milaneses que él mismo había construido, y luego adquirió parte del accionariado del diario “Il Giornale” antes de crear, en 1978, la televisión “Canale 5”. ¿Recuerdan el antiguo logotipo de nuestra Tele 5? Pero ya en los ochenta contaba con tres canales privados que acabaron con el monopolio de la televisión pública “RAI’ (‘Italia1’, ‘Rete4’ y ‘Canale 5’), mientras ampliaba sus intereses al mundo del fútbol con la adquisición del club AC Milan. Este magnate de la comunicación se hizo con una inmensa popularidad que culminó con ejercer de Primer Ministro. Solo se faltaba dirigir un país. Toda una trayectoria a base de monopolios, crudos insultos y unos planteamientos empresariales agresivos.

El ex Presidente de la Comisión Europea dará un lavado de imagen a la sociedad italiana pero hay que tener en cuenta que el emperador Berlusconi I continuará dominando los medios de comunicación y, por tanto, ese monopolio del que disfruta es extrapolable a controlar absolutamente todos los resortes de la sociedad, ya que la conciencia de los ciudadanos se crea a base de las opiniones que recibimos de la prensa. Es la perversión de una democracia, pero de hecho, ahora mismo no se puede decir que Italia sea una democracia en toda regla porque, aunque la gente pueda ejercer su derecho al voto, no parece que exista una división real de poderes. La pregunta es si Italia callará o alzará la voz.

José M. Sánchez “Daze”

Entonces, ¿los blogs son periodismo?

‘BlogBurst’ es un servicio que actúa como intermediario para que los blogs puedan vender contenidos a la prensa. Esta última novedad permite aprovecharse a los periodistas de la especialización de muchos blogueros. Estamos de enhorabuena porque, quizá, algún día podamos ser fuentes habituales de los medios de comunicación.

No es para menos decir que el funcionamiento de este sistema informático es muy sencillo: la propia compañía revisa el material que ofecen estos nuevos creadores de opinión y se los ofrece a los editores para que dispongan de la calidad necesaria para poder se publicado, lo que quiere decir que se pasa por un filtro y se escoge el material que se pretende distribuir. Un buen negocio si obtuviéramos una rentabilidad económica, pero va a ser que no porque ya los creadores se han adelantado a decir que el único beneficio es el aumento del tráfico de visitantes, aunque pensándolo bien, una de las características de muchos bloggeros es su plena necesidad de comunicar y escribir 0, en su defecto, mostrar sus imágenes. Así que es un paso. Ya pueden ir especializándose en algún tema en concreto porque tal vez reciban la llamada de esta compañía y de aquí a la fama.

José M. Sánchez “Daze”

Si quieres tener un buen blog lee a continuación

Conforme pasan las semanas, más me doy cuenta de la importancia de un blog. Es nuestra carta de presentación y donde escribimos desde nuestros sentimientos, deseos y aficiones hasta pensamientos y opiniones algo más trascendentales, que alcanzan, en muchas ocasiones, las cotas de la actualidad tanto política como social. Sin olvidar que Internet ha trastocado gran parte de los paradigmas que hasta ahora nos ayudaban a comprender los procesos de comunicación pública en los medios de comunicación tradicionales, se ha abierto una puerta que poco a poco va siendo menos desconocida, aunque todavía no sabemos en qué repercutirán en la sociedad esta nueva forma de comunicarse.

El Doctor en Ciencias de la Información y Profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, José Luis Orihuela es un especialista en la materia y, para comprender mejor esta novedosa situación, ha ideado lo que podríamos decir un decálogo para crear un buen weblog. Él lo define como los Diez paradigmas de la Ecomunicación, y en resumidas cuentas, viene a decir que existen ciertos elementos que todo buen blog debe contener.

Hay que tener en cuenta que las nuevas tecnologías han permitido que se pueda establecer un feedback entre el usuario y la audiencia, es decir, ha garantizado que se atiendan las demandas de información específica de cada usuario en particular, aunque realmente, como todo en esta vida, está sujeto a un desconocido subjetivismo por parte de quien crea su propio espacio.

Hace especial hincapié en lo que hemos venido reiterando hasta la saciedad todos los periodistas. ¿La prensa en papel desaparecerá? Quizá sí porque, originariamente, ¿el negocio de la prensa escrita está en la venta de papel o de noticias? De este modo, los medios de comunicación se están dando cuenta que su mercado estriba en los contenidos que ofrecen en lugar de vender soportes.

Sin embargo, no todos los blogs pueden ser susceptibles de ser considerado un buen espacio. Si la tecnología digital ha permitido la integración de todos los formatos de información, ya sea texto, archivos de audio o vídeo, así como imágenes, gráficos o animaciones, ¿por qué prescindir de ello? Servirnos del carácter multimedia puede ayudar tanto a la lectura como a la estética.

Por otra parte, el carácter periódico de la renovación de la oferta informativa es otro de los paradigmas centrales. Esto no quiere decir que tu espacio, exento de contenidos propios de la actualidad informativa, deban ser actualizados constantemente, porque la poesía, los textos atemporales o la literatura seguirán siendo válidos y, más que válidos, necesarios. Pero la Red ha hecho posible el seguimiento al minuto de la actualidad, y no hay que olvidarlo. La prensa por Internet está cobrando mucha fuerza.

Pese a que muchos deseemos emular a aquellos escritores como Quevedo o Góngora, el literato que llevamos dentro es mejor dejarlo dormido (si queremos hacer textos más bien próximos al periodismo) e intentar ser concisos y directos. Los medios digitales han trastocado el argumento del recurso escaso, ya que han multiplicado los canales disponibles para transmitir una mayor cantidad de información, pero gracias al uso de los enlaces o el denominado hipertexto, una nueva frontera tecnológica de la escritura que hace que el esfuerzo de leer en pantalla se reduzca notablemente.

Algo que ha quedado claro es que esta nueva comunicación ha multiplicado el número de voces, aunque a su vez ha diluido la importancia de quien controla la edición, pero esto quizá se suple con la posibilidad de generarse foros de debate muy enriquecedores que, a su vez, podrán repercutir en la instrucción intelectual de todos. Por tanto, una de las cosas fundamentales en la Ecomunicación es la interactividad.

Sinceramente, el actuar coherentemente, buscando solución a nuestras necesidades y aportando las relaciones pertinentes podremos componer un puzzle cibernético interesante tanto visual como intelectualmente.

José M. Sánchez “Daze”

Un bono para el paraíso

Llevo a la práctica la creencia de que la vida vale más que la política”. Socialista acérrimo y con unas creencias religiosas concebidas profundamente (quien le lleva los papeles es un clérigo), José Bono, ya el ex titular de Defensa número 427, abandona el gobierno español para dejar a un lado el primer frente y regodearse así por el placer de disfrutar de su familia. El socialista se va pero se ha tomado unas vacaciones, probablemente, eternas en su paraíso particular. Se le echará de menos porque tiene un gran carisma y una gran humildad. Además, ha sido uno de los dirigentes que no ha tenido pelos en la lengua en criticar tanto a su rivales como a sus compañeros. Un hombre cuerdo.

Es una pena porque el dirigente manchego, con su carácter y simpatía, ha atraído las miradas de los apolíticos, de los izquierdistas radicales, de los centristas e, incluso, de los derechistas, que han visto en él a un político en sus plenos cabales y con unas ideas defendidas a ultranza. Su mirada, melancólica pero tranquila, será recordada.

Su decisión es serena, meditada y la ha tomado en favor de su familia. A partir de ahora, ¿podrá continuar después de haber dedicado toda su vida en intentar llevar a cabo unas ideas políticas que, posiblemente, ya nunca pueda abandonar? Me lo imagino sentado en un bar de Albacete bebiendo vino con sus amigos de toda la vida y comentando el transcurso de la política en España.

Antes de que alguien se adelantara ya ha querido dejar claro que su lealtad al Gobierno socialista y su amor a España está por encima de cualquier discrepancia política, pero lo tiene claro: quiere estar con su mujer y sus hijos. “No me voy por el Estatuto de Cataluña”, ha recalcado. “A mí de la política no me echan las dificultades. Lo que piense de ese Estatuto es irrelevante”. ¿Irrelevante? Creo que él piensa que su partido ha traicionado a sus ideales y es mejor cortar de raíz. Su deseo, que según él ya conocía el presidente Rodríguez Zapatero, ha avivado una pequeña crisis dentro del gobierno que ha sido reparada con una pequeña modificación en el gabinete ministerial. Quizá una remodelación improvisada que todavía nadie conoce sus repercusiones, porque creo que hubiera sido preferible que algunos ministros abandonaran su cargo antes que el manchego.

Así, Alfredo I “el negociador”, hombre de confianza de Zapatero, toma el relevo de José Antonio Alonso al frente de la cartera de Interior. ¿por qué el nombre de Rubalcaba no se hizo un hueco en el primer gabinete? Después de ser el negociador socialista en la reforma del Estatut, no es casualidad que sea él el elegido para tal puesto, tras el recién anunciado alto el fuego de ETA y con más esperanzas que nunca en que el proceso de paz llegue a buen puerto. Dicen, compañeros y adversarios, que es un gran negociador, un político razonable, discreto y moderado, inteligente y eficaz, de los que saben escuchar, con gran sentido del humor y la ironía. De nuevo entra a formar parte de un ministerio pero, probablemente, introducirá un componente radical dentro del gobierno español. Está a la altura de las circunstancias pero desde algunas filas creen que se irá por la tangente y Zapatero formará con él un tamdem alejado de la moderación que ha acompañado al presidente desde que comenzó en el cargo.

El líder del Ejecutivo ha pensado en Rubalcaba para encauzar definitivamente el proceso de paz en Euskadi. Si esto sale bien, será recordado como el presidente que derrocó a la banda armada, de la misma forma que Adolfo Suárez es recordado por ser el primer presidente tras unos cuarenta ominosos años, Felipe González como el dirigente que consolidó la democracia en España (y también por la corrupción) y José María Aznar por…muchas cosas malas y también por otras buenas.

Nota: Señor Bono, que le vaya bien esté donde esté. Disfrute de su familia.
José M. Sánchez “Daze”

El futuro de los periódicos (tradicionales)

El periodismo online cobra fuerza rápidamente. Eso ya no es novedad. El caso es que el rol activo de la audiencia en Internet y su participación en el proceso informativo ha modelado el trabajo de los periodistas, pero ¿cuál es el negocio de la prensa? ¿Vender papel o vender noticias?

Por tanto, nadie cuestiona ya que los medios han de adaptarse al nuevo escenario que plantea Internet. recibiendo en nuestro móvil las últimas noticias, mientras que el periódico tradicional será un objeto de lujo solo destinado a las administraciones públicas. Los textos serán menos rebuscados y más concretos, más directos y menos asépticos, más profundos y menos difíciles de leer.
Los grandes medios tienen un esfuerzo notable por delante. Los periodistas deben conocer de forma más eficiente posible las nuevas tecnologías para poder comprender lo que busca su público. Porque eso es, precisamente, lo que tenemos que hacer todos los profesionales de los medios de comunciación.
José M. Sánchez “Daze”

La televisión ya no es lo que era…

Seré tajante: lo que está pasando hoy en día es preocupante y sencillamente sucede porque los informativos han pasado de ser meros servicios públicos a entrar en el sucio juego de la guerra de las audiencias. Ya no buscan el tratamiento más original ni aportar más datos que la competencia. Desde hace algunos años los telediarios compiten directamente como un programa más, lo que hace que emitan contenidos escabrosos y sensacionalistas. La información rigurosa quedó aparcada en una batería de desechos no orgánicos.

El ejemplo de ello fue el tratamiento informativo llevado a cabo a raíz de la muerte de la cantante Rocío Durcal. Nadie duda de la integridad de la artista, pero de ahí a convertirse en las miradas de todos los periodistas y, lo que es peor, ser la noticia del día y, lo que es aún peor, realizar un directo desde el tanatorio donde reposaba su cuerpo inerte con todos sus familiares y amigos, es denigrante. Imagínense.

El resultado es una televisión hedionda, que apesta, que extiende su macabra malevolencia por todos los formatos, por todas las cadenas. Incluso hubo alguien que se atrevió a “robar” una imagen del ataúd con, presumiblemente, fines comerciales. La muerte vende y eso todos los sabemos. Los buitres que le rodeaban ofrecían su versión de la ausencia, discutían el destino de las cenizas.

Y mientras tanto, ¿alguien recuerda al prestigioso presentador norteamericano de “60 minutes” Dan Rather? Te hemos pillado, ¿cuál es tu frecuencia, amigo? Sintonizado o no, la verdad es que el que fuera durante 24 años el periodista estrella de la cadena CBS, ya no tiene licencia para informar sin contrastar, o lo que es lo mismo, engañar y mentir, pero eso sí, de “forma honrada” como diría él.

Un blog fue quien descubrió la sarta de mentiras, lo que le hizo que sus últimos años en la cresta se adelantasen en su cronología. El paradigma de la seriedad quedó en entredicho, pero tampoco es demasiado convincente sustituir los informativos tradicionales, aquellos en los que la rigurosidad es su bandera, por programas de contenido humorístico. Eso está dedicado a especialistas, aunque Rather ya adelantó que “habrá espacio para las noticias de verdad”, porque según el veterano periodista, “están en peligro, pero no se han acabado”.

El caso es que la sátira siempre ha tenido un valor particular, que puede hacer que la gente joven pueda acudir a informarse de un modo distinto que el periodismo tradicional no puede hacerlo. Pero de ahí a que el color de los informativos pase a ser el “amarillo”…
José M. Sánchez “Daze