La energía nuclear, ¿una cuestión política?

Todava no me explico cómo Greenpeace pudo llegar hasta ah

El cierre de la central nuclear de Zorita (Guadalajara) no ha venido a mejor momento. Con el precio del petróleo disparado hasta las nubes con máximos históricos y con el protocolo de Kioto apuntando a todos los países en una dura tesitura para obligarles a recudir las emisiones gases que incrementan el efecto invernadero, vuelve a saltar a la palestra el eterno debate sobre la utilización de la energía atómica. El cierre de la planta viene precedido de una prórroga por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). El Gobierno del entonces presidente José María Aznar aceptó la propuesta en el año 2002, aunque desde entonces su discurso se ha visto alterado en los últimos meses.

La energía nuclear es costosa, peligrosa y sus residuos son altamente contaminantes a largo plazo. Sin embargo, es un método “limpio” para generar electricidad, sin producir emisiones de gases de efecto invernadero. Pero la sombra de Chernóbil sigue estando muy presente y más viva que nunca. El problema que deben resolver nuestros dirigentes es cómo afrontar el brutal crecimiento de la demanda energética que se espera para los próximos años y con un país, China, cada vez más fuerte y con una necesidad increíblemente superior que toda Europa junta. El país asiático ya ha planteado la construcción de 50 plantas nucleares en las dos próximas décadas. Irreductibles sumisos.

El debate no debe establecerse en torno a si energía atómica o no. Se hace necesario poer fin al problema sobre qué hacer con los residuos que generan las centrales, con un periodo de enfriamiento que se calcula entre 20.000 y 100.000 años. ¿Es la única opción para sostener el crecimiento económico del planeta? El sistema capitalista necesita que comience a rodar esta premisa, pero el calentamiento terrestre se acelera y considero que por una vez en la historia deben primar unos planteamientos ecológicos.

En España todavía existen ocho centrales nucleares en funcionamiento. Los principios éticos del presidente del gobierno son sensatos y tiene previsto el cierre definitivo de todas ellas para los próximos años. Pero la escalada de precios es casi algo etéreo para el consumidor de a pie, que desea energía barata.

La aparente solución estriba en la mejora de las posibilidades de las energías renovables, pero se espera que para poder atender toda la demanda que se prevé se calcula que habría que construir cerca de 4.500, inviable por los infinitos problemas de seguridad. Lo que sí es un problema es que los políticos no confíen en las nuevas tecnologías. Lo que deben hacer las grandes potencias, adalides de un promiscuo futuro, es invertir en investigación y desarrollo para intentar encontrar la fórmula para el buen uso de las energías que la madre naturaleza nos regala. Creo que el futuro se encuentra ahí. Pero el debate tiene que crearse desde las administraciones que son los que tienen las competencias para hacerlo, pero quizá todavía no les interese proponerlo.
José M. Sánchez “Daze”
Anuncios

La Historia a través de la prensa

elmundo.es sigue aumentando sus cotas de audiencia. Quizá sea por las herramientas y los contenidos que ofrece. No hay nada mejor para conocer los entresijos de la sociedad y conocer su historia que echar un vistazo a la prensa del momento. Sin duda, es una magistral lección de Historia. No tiene desperdicio. Disfrutenlo y, para los amantes de los medios de comunicación, sentirán cierta añoranza; sobretodo, las personas que disfruten de una sana memoria histórica.

José M. Sánchez “Daze”

Internet y sus desconocidos métodos para las promociones

Todavía estamos descubriendo el poder de Internet como canal de comunicación. Sus posibilidades, inmensas, nos recuerdan que hay mucho por inventar. Y como vehículo para la promoción de artistas se está explorando actualmente, producto tal vez de la extensa hegemonía de la que gozan, por ejemplo, las discográficas. Si la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se empeña en cortar las alas al ilimitado intercambio de archivos de música, se encuentran nuevos agujeros negros que rompe las barreras del imperio de los discos, del que sólo unos pocos se lucran y no precisamente los propios músicos. El problema es que se continúa apoyando a los ya consagrados y de los nuevos talentos se olvidan, por lo que no tienen cabida dentro de una cultura masificada y vulgarizada a través de los medios de comunicación tradicionales.

A los artistas como El Koala les queda Internet para promocionarse. No es precisamente el ejemplo de un músico talentoso, pero ha venido a demostrar que Internet es imparable porque, quizá, da a conocer mientras que las propias personas tienen la libertad de consumirlo. Tan es el punto al que ha llegado, que ya ha saltado a la fama y, lo que es peor, al mundo de la televisión, ese aparato que recoge los rebufos de las lamentaciones o los irreductibles logros pasajeros. Así es. En el programa Buenafuente, en los informativos de Antena-3 (¿tendrá algo que ver la cadena de Planeta en el lanzamiento de este, digamos, artista?), en entrevistas en blog y ha estado charlando hasta con el mismísimo El loco de la colina. Toda una oleada de comentarios acerca de este despropósito absurdo. Todos hablan de él. Transformado en fenómeno social de inmediato gracias a su rápida difusión por Internet, ha conseguido el estrellato a una velocidad sin parangón en el panorama musical español.

Se está creando una moda, sólo explotada por las canciones de verano; esas melodías que, lejos de ofrecer letras reflexivas y cuidadas, dejan de lado la calidad. No son buenas canciones porque no disfrutan de buenos arreglos ni buenas interpretaciones. Simplemente son “pegadizas” y “graciosas”, algo que saben perfectamente los creadores del vídeo más irreverente y espantoso: la versión de la canción Hung up de Madonna por, la que se ha dado a llamar, Terremoto de Alcorcón.

Pero la que se ha convertido en un hito es Amo a Laura, un tema cursi en el que un chico, al que quiere a una chica, asegura que le va a respetar hasta el matrimonio. Los mensajes, que no subliminales, sí recuerdan a una parodia sobre algunos postulados del Opus Dei. Pero es que estamos viviendo nuevos sistemas publicitarios. El experimento se llama La oreja de Van Gogh, que ya la compañía Telefónica lanzó su nuevo trabajo discográfico a través de un nuevo modelo de móvil e incluso antes de comercializar el disco. Algo sin precedentes. Además, la campaña de promoción que están llevando se aleja de los parámetros conocidos. El mismo día de publicar “Guapa” apareció en todas las emisoras nacionales, en todos los diarios, se les hizo entrevistas, especiales. Todo, para un grupo musical, que también tuvo sus flirteos con Internet hace unos años en los que se les acusaba de pagar el impuesto revolucionario (qué dislate).

Pero la moda del “pásalo” no se acaba de inventar, y eso bien lo saben los políticos. Quizá están cambiando las herramientas en las que se basan los publicistas y, al contrario de lo que pudiera aparecer, lo simple, lo desconcertante y absurdo, triunfa.

José M. Sánchez “Daze”

Reflexiones de una vida (y III)

El periodista de hoy en día ha perdido las ganas de contar historias que le lleguen a uno el alma, de hacer un fiel reflejo de la situación de la sociedad o de buscar las noticias a base de interminables investigaciones. Simplemente…pues que se ha hecho un comodón. Sin embargo, también los hay que mantienen abierta una trinchera mediática. Los periodistas deben de defender el pluralismo, replantearse su propia subjetividad y mostrarse como son en realidad, sin ocultar sus planteamientos ideológicos para devolver la credibilidad al periodismo en la medida de lo posible, liberarse de los intereses de las fuentes, formarse constantemente, servir a la comunicación no a la incomunicación, tener siempre unas dosis de humildad guardadas en la recámara y acoger a los ciudadanos silenciados y minoritarios de la sociedad. Ha aparecido una nueva desigualdad entre quienes están dentro del espacio mediático y quienes están fuera. Entre los que son actores y los que son espectadores. Entre los que planifican y diseñan el espectáculo mediático y quienes su única opción es consumirlo.

Observen lo que les digo a continuación: el presente de del verbo bloguear: yo blogueo, tú blogueas, él bloguea, nosotros blogueamos, vosotros blogueáis y ellos bloguean. Un blog son esas páginas de Internet donde sus creadores, los bloguers, gracias a un software especial pueden colocar de inmediato sus ideas u opiniones y, entre muchas posibilidades, interrelacionarse con sus lectores de forma instantánea. Cualquier persona puede hacer un blog y comenzar, por lo tanto, a bloguear. Estamos ante una realidad imparable y una situación en la que se están ofreciendo contenidos más originales y atractivos que la propia prensa tradicional. La presión de estos “artilugios” es demoledora. Verán: mientras una buena columna de opinión en, por ejemplo, El País o El Mundo podía ser leía por varios miles de lectores…los blog tienen decenas de visitas…¡cada hora! Imagínense.

Las nuevas tecnologías abren muchas expectativas y posibilidades a las sociedades. Si extrapolamos este comentario cabría decir que también abre nuevas expectativas y posibilidades dentro del mundo laboral. Con ello, un recién licenciado en ciencias de la comunicación puede desempeñar nuevas funciones que antes le estaban cerradas. Este es el caso de los columnistas de opinión o los analistas especializados. Un buen periodista, especializado en algún tema en concreto, puede redactar columnas en las que refleje su opinión o su posicionamiento con respecto a unos acontecimientos. Antes solo los expertos y los literatos escribían este tipo de artículos. Ahora un periodista puede abarcar este espacio. Por otro lado, también un licenciado puede ejercer funciones docentes en una facultad mostrando sus conocimientos y experiencias a un grupo de alumnos deseosos de aprender. Pero hay que ser sincero y decirle a los estudiantes que esta profesión es muy difícil y que nadie sabe dónde va a acabar. Sin embargo, el sentimiento que puede generar ser profesor y formar a unas personas interesadas en el periodismo y descubrirles este pequeño mundo…debe ser francamente satisfactorio. Tantas oportunidades, tantos caminos por recorrer, tanto por descubrir, que, quizá, estemos desaprovechando una gran oportunidad. Porque el Periodismo, esa profesión tan bonita y maravillosa, no tiene que verse maltrecha por unos pocos.
José M. Sánchez “Daze”

Reflexiones de una vida (II)

El caso es que no todo era como se esperaba en un principio. La precariedad, plaga constante en las empresas de comunicación, lastran permanentemente el trabajo del profesional. No es baladí decir que hay gente que se mantiene, o mejor dicho, sobrevive en calidad de becario durante más de cinco años. Además, una nota diferenciadora en los últimos años está siendo que los recién licenciados comiencen a trabajar en horario de fin de semana. Eso hace que se pierda el seguimiento de las noticias. De esta forma se escribe, nuevamente, sobre lo ya escrito y requete-escrito anteriormente. Pero eso es lo de menos. El empresario quiere que sus páginas se llenen de informaciones aunque no contengan interpretaciones ni explicaciones exhaustivas sobre los datos.

Otro de los problemas existentes es que, gracias a la aparición de las sinergias empresariales, los periodistas deben realizar una doble función. Me explico: un trabajador de radio también tiene que cubrir su noticia para la televisión de su grupo editor. De esta forma, se descuida la calidad de las informaciones y la originalidad en el tratamiento de las mismas.

Por si fuera poco, los informativos se llenan (y rellenan) de contenidos rosa y de sucesos. ¿Esto lo que demanda la audiencia? Los editores y gatekeepers incluyen en sus productos periodísticos las informaciones que creen conveniente, pero a veces se equivocan en sus planteamientos ya que lo único que hacen es generalizar y crear modas, es decir, hacer seriales de sucesos repetidos en el tiempo y el espacio. Ya nadie se acuerda de los perros salvajes que atacan a los hombres o de los robos en las joyerías con el método de alunizaje o de las amputaciones sufridas por los motoristas en sus desafortunadas caídas y que tantas y tantas páginas se mancharon en su día. Aparecen nuevos problemas (o se rescatan) y se esprimen hasta la últinma gota. Pero, señores hoy en día también se producen hechos similares; el problema es que actualmente está de moda otro tipo de temas. Lo que quiero decir es que el contenido de las secciones de sucesos tienen a generalizar. Un estudio realizado hace varios años demostraba que publicar noticias de suicidios hacía que se incrementasen los mismos. Esta profesión implica tener una pasión innata y saber deliberar al tiempo si publicar informaciones como la de un suicidio teniendo en cuenta que incrementa el porcentaje de personas que deciden quitarse la vida.

El problema, en España, está en que todos los medios se proclaman independientes sin serlo y la composición de su capital es, en una mayoría de casos, perfectamente opaca. El único objetivo que tienen en mente las empresas periodísticas es obtener una rentabilidad económica. Y así lo dejan claro siempre. La configuración de los medios como empresas les ha catapultado a buscar todo tipo de fórmulas para ganar dinero y convencer a la audiencia y a los lectores. La información es, sobretodo, un negocio. Antes se tenía que informar, mientras que actualmente se tiene interés en informar. Para conseguir esto se sirven de los beneficios de la propaganda y la publicidad, olvidando con creces su función ancestral: actuar como servicio público en aras de obtener la verdad de los hechos. Los medios, al fin y al cabo, educan para que la sociedad mejore. Esta es la clave del desarrollo. Por esta razón, la existencia de los medios es obligatoria y necesaria.

José M. Sánchez “Daze”

El Caos, blog de la semana

Desde estas líneas quiero agracedecer a Aniuxa por haber seleccionado esta humilde bitácora como el blog de la semana. Sin duda, es un orgullo que una persona como ella aprecie este espacio dedicado al mundo de la comunicación.

Desde El Salvador nos llega este blog sensible, inteligente, alucinante, atractivo y original, en el que su creadora nunca deja de sorprender. Con un buen gusto musical y literario, consigue atraer las miradas de todos. Como recomendación les emplazo a descubrir el pequeño universo de esta hormiguita que, cada vez más, es “atómica”.

Nota: Gracias por todo Ani. Además, gracias de nuevo por ese detalle, ese gran detalle de dedicarme una felicitación.

José M. Sánchez “Daze”