Reflexiones de una vida (II)

El caso es que no todo era como se esperaba en un principio. La precariedad, plaga constante en las empresas de comunicación, lastran permanentemente el trabajo del profesional. No es baladí decir que hay gente que se mantiene, o mejor dicho, sobrevive en calidad de becario durante más de cinco años. Además, una nota diferenciadora en los últimos años está siendo que los recién licenciados comiencen a trabajar en horario de fin de semana. Eso hace que se pierda el seguimiento de las noticias. De esta forma se escribe, nuevamente, sobre lo ya escrito y requete-escrito anteriormente. Pero eso es lo de menos. El empresario quiere que sus páginas se llenen de informaciones aunque no contengan interpretaciones ni explicaciones exhaustivas sobre los datos.

Otro de los problemas existentes es que, gracias a la aparición de las sinergias empresariales, los periodistas deben realizar una doble función. Me explico: un trabajador de radio también tiene que cubrir su noticia para la televisión de su grupo editor. De esta forma, se descuida la calidad de las informaciones y la originalidad en el tratamiento de las mismas.

Por si fuera poco, los informativos se llenan (y rellenan) de contenidos rosa y de sucesos. ¿Esto lo que demanda la audiencia? Los editores y gatekeepers incluyen en sus productos periodísticos las informaciones que creen conveniente, pero a veces se equivocan en sus planteamientos ya que lo único que hacen es generalizar y crear modas, es decir, hacer seriales de sucesos repetidos en el tiempo y el espacio. Ya nadie se acuerda de los perros salvajes que atacan a los hombres o de los robos en las joyerías con el método de alunizaje o de las amputaciones sufridas por los motoristas en sus desafortunadas caídas y que tantas y tantas páginas se mancharon en su día. Aparecen nuevos problemas (o se rescatan) y se esprimen hasta la últinma gota. Pero, señores hoy en día también se producen hechos similares; el problema es que actualmente está de moda otro tipo de temas. Lo que quiero decir es que el contenido de las secciones de sucesos tienen a generalizar. Un estudio realizado hace varios años demostraba que publicar noticias de suicidios hacía que se incrementasen los mismos. Esta profesión implica tener una pasión innata y saber deliberar al tiempo si publicar informaciones como la de un suicidio teniendo en cuenta que incrementa el porcentaje de personas que deciden quitarse la vida.

El problema, en España, está en que todos los medios se proclaman independientes sin serlo y la composición de su capital es, en una mayoría de casos, perfectamente opaca. El único objetivo que tienen en mente las empresas periodísticas es obtener una rentabilidad económica. Y así lo dejan claro siempre. La configuración de los medios como empresas les ha catapultado a buscar todo tipo de fórmulas para ganar dinero y convencer a la audiencia y a los lectores. La información es, sobretodo, un negocio. Antes se tenía que informar, mientras que actualmente se tiene interés en informar. Para conseguir esto se sirven de los beneficios de la propaganda y la publicidad, olvidando con creces su función ancestral: actuar como servicio público en aras de obtener la verdad de los hechos. Los medios, al fin y al cabo, educan para que la sociedad mejore. Esta es la clave del desarrollo. Por esta razón, la existencia de los medios es obligatoria y necesaria.

José M. Sánchez “Daze”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑