Internet y sus desconocidos métodos para las promociones

Todavía estamos descubriendo el poder de Internet como canal de comunicación. Sus posibilidades, inmensas, nos recuerdan que hay mucho por inventar. Y como vehículo para la promoción de artistas se está explorando actualmente, producto tal vez de la extensa hegemonía de la que gozan, por ejemplo, las discográficas. Si la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) se empeña en cortar las alas al ilimitado intercambio de archivos de música, se encuentran nuevos agujeros negros que rompe las barreras del imperio de los discos, del que sólo unos pocos se lucran y no precisamente los propios músicos. El problema es que se continúa apoyando a los ya consagrados y de los nuevos talentos se olvidan, por lo que no tienen cabida dentro de una cultura masificada y vulgarizada a través de los medios de comunicación tradicionales.

A los artistas como El Koala les queda Internet para promocionarse. No es precisamente el ejemplo de un músico talentoso, pero ha venido a demostrar que Internet es imparable porque, quizá, da a conocer mientras que las propias personas tienen la libertad de consumirlo. Tan es el punto al que ha llegado, que ya ha saltado a la fama y, lo que es peor, al mundo de la televisión, ese aparato que recoge los rebufos de las lamentaciones o los irreductibles logros pasajeros. Así es. En el programa Buenafuente, en los informativos de Antena-3 (¿tendrá algo que ver la cadena de Planeta en el lanzamiento de este, digamos, artista?), en entrevistas en blog y ha estado charlando hasta con el mismísimo El loco de la colina. Toda una oleada de comentarios acerca de este despropósito absurdo. Todos hablan de él. Transformado en fenómeno social de inmediato gracias a su rápida difusión por Internet, ha conseguido el estrellato a una velocidad sin parangón en el panorama musical español.

Se está creando una moda, sólo explotada por las canciones de verano; esas melodías que, lejos de ofrecer letras reflexivas y cuidadas, dejan de lado la calidad. No son buenas canciones porque no disfrutan de buenos arreglos ni buenas interpretaciones. Simplemente son “pegadizas” y “graciosas”, algo que saben perfectamente los creadores del vídeo más irreverente y espantoso: la versión de la canción Hung up de Madonna por, la que se ha dado a llamar, Terremoto de Alcorcón.

Pero la que se ha convertido en un hito es Amo a Laura, un tema cursi en el que un chico, al que quiere a una chica, asegura que le va a respetar hasta el matrimonio. Los mensajes, que no subliminales, sí recuerdan a una parodia sobre algunos postulados del Opus Dei. Pero es que estamos viviendo nuevos sistemas publicitarios. El experimento se llama La oreja de Van Gogh, que ya la compañía Telefónica lanzó su nuevo trabajo discográfico a través de un nuevo modelo de móvil e incluso antes de comercializar el disco. Algo sin precedentes. Además, la campaña de promoción que están llevando se aleja de los parámetros conocidos. El mismo día de publicar “Guapa” apareció en todas las emisoras nacionales, en todos los diarios, se les hizo entrevistas, especiales. Todo, para un grupo musical, que también tuvo sus flirteos con Internet hace unos años en los que se les acusaba de pagar el impuesto revolucionario (qué dislate).

Pero la moda del “pásalo” no se acaba de inventar, y eso bien lo saben los políticos. Quizá están cambiando las herramientas en las que se basan los publicistas y, al contrario de lo que pudiera aparecer, lo simple, lo desconcertante y absurdo, triunfa.

José M. Sánchez “Daze”

Un pensamiento en “Internet y sus desconocidos métodos para las promociones

  1. Aniuxa dice:

    Claro que la moda no es nueva!!! Las veces que uno se pasaba el casette!!! De grabar los casettes originales, de hacer cintas de mezclados… Pedir las canciones en la radio. Me acuerdo de un casette de Silvio que lo copiamos muchas veces… ufff los tiempos donde el ripeo y esas cosas no existian… menos mp3… o si existían no estaban al alcance. Me oigo como una vieja, pero oigo musica desde los 8 años. Lo que pasa que hoy es más fácil. Pero amar siempre ha sido compartir. Ese vido de Amo a Laura me caga de la risa… lo vea las veces que lo vea… jajajajaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: