VPSP

¿Vale la Pena Ser Periodista? Sí. Y repito para que quede claro: sí y rotundamente sí. Pero no sólo porque sea una profesión que, después de todo, sea muy gratificante sino porque, ya que nos damos cuenta de los problemas habituales de la sociedad, alguien los debe sacar a relucir para que, al menos, se recalque la necesidad de que estos se solucionen. Sin embargo, nos quejamos constantemente de lo “mal que está la profesión” o de “la presión de los jefes”… Dicen que las palabras se las lleva el viento y, con esa actitud, no se podrá ir hacia un buen camino.Los periodistas, por regla general, solemos ser muy endogámicos. Pero entiéndanme desde esta perspectiva. Nos relacionamos casi exclusivamente con personas del mismo gremio y somos casi monotemáticos. En la cafetería, presenciando un programa de televisión, en clase o tomando tranquilamente un respiro debajo de una hamaca al lado de la playa…siempre analizamos la situación y buscamos algún hecho que contar. Criticamos a la competencia y estamos en permanente alerta por si sucede cualquier acontecimiento. Estamos dispuestos a trabajar cuando más se nos necesite. Necesitamos conocer la actualidad y nos sentimos desorientados y desnudos si nos perdemos una noticia. Recuerdo las veces que un amiguete se ha acercado a mí y me ha descubierto una información de última. Es como una pequeña losa que aterriza en tu cabeza. Lo odio; odio perderme el conocimiento de una noticia. Es así. El periodismo es una profesión que se interioriza de tal manera que, aunque vivamos en constante nerviosismo y estrés, nos apasiona y moriríamos si esa parte se nos desprende. Tal esa así que existen muchos profesionales que, con la edad suficiente como para jubilarse, se resisten en abandonarla.

No podemos parar quietos. Esa es la tónica más repetida en el comportamiento del profesional de la comunicación. Pero…¿saben qué? ¿Qué nos quedaría si nos roban los intríngulis de esta profesión? Nada, por supuesto. Es por ello por lo que muchos periodistas abandonan sus respectivas empresas al poco tiempo de haberse incorporado. Una vez que se prueba y no soportan los esfuerzos sobrehumanos que hay que poner en marcha…es mejor rechazar los pocos beneficios que te reporta tener una profesión tan poco agraciada.

Por parte del periodista está su lealtad al público y también su lealtad a la empresa que le paga el salario al final de mes. Combinar ambas lealtades produce extraños equilibrios que modifican los contenidos mediáticos, a veces decisivamente. No todas las empresas son iguales, ni tampoco los periodistas, pero, ante cualquier duda, siempre se tendrá en cuanta el interés de la empresa. Las cosas son así y no hay por qué ocultarlas, ¿no?

Sin embargo…vaya…se me ha olvidado lo que iba a decir…ah sí: leer El Nuevo Periodismo de Tom Wolfe ha servido para cuestionar ciertos aspectos de esta profesión. El Periodismo, en tanto que herramienta de poder, en todas partes son utilizados empresarialmente como intercambio de favores con otros poderes, apoyando intereses muy concretos, generalmente políticos o económicos o ambas cosas a la vez. Eso es más que evidente. Pero si me desmorono ahora sin haber intentado todo lo que mis fuerzas me lo permiten, si pierdo la ilusión ahora que he comenzado a gatear, si observo un panorama tan negro que más valdría renunciar…lo que habré perdido es la fe en mí mismo. Sé que hay un hueco que podemos rellenar. Nos empeñamos en creer que “ya todo está inventado” pero no es realmente así. El problema es que no nos arriesgamos a perseguir nuestros sueños y, cuando pisamos las primeras piedras en el camino, pensamos que ya está todo perdido y que cualquier innovación que pretendamos, de nada servirá.

Miren si no a Tom Wolfe, Truman Capote, Ernest Hemmingway, Norman Mailer o Jack London. Ellos fueron precursores de un nuevo estilo literario que encajaba dentro de las vertientes periodísticas. Eran escritores cuya fama o biografía les había llevado al periodismo, ocasional o permanentemente. Corrían los explosivos años sesenta y en cada esquina del mundo cantaba o ardía una revolución. El Mayo de París, los últimos coletazos de la Dictadura de Franco, la crisis definitiva de la U.R.S.S. o el nuevo periodismo americano. En realidad, en los primeros momentos, el género estaba sin definir, pues el mundo editorial americano tenía, y tiene, muy delimitadas sus fronteras entre la ficción y la no-ficción. Se trataba, en realidad, de convertirse en el amparo de una generación nueva que hacía una cosa nueva. Era difícilmente descriptible en aquellos primeros años. La Literatura y el Periodismo quedaron superados a un mismo tiempo por un nuevo género que ha tenido sus vectores propios. La persona que propició este cambio fue Tom Wolfe. Lo cierto, que a pesar de todo, VLSP.

José M. Sánchez “Daze”

About these ads

7 pensamientos en “VPSP

  1. Aniuxa dice:

    Yo quiero ser como vos cuando sea grande :) Qué bonito que hablás… Sabés, cuando describís las pláticas de cafetería, no querés oirnos a los economistas discutir, somos un caso, ya luego aplicamos los modelos economicos a los comportamientos normales, y decimos cosas extrañas que nadie entiende… La verdad que decir la verdad, desde el campo periódistico o económico(uffff!!! cuesta!) debe valer la pena. Saludos loco.

  2. Mario Toledo dice:

    Tú lo has dicho todo, amigo… Sí, vale la pena ser periodista,… no hay nada más que añadir. Bueno sí, sólo decirte que hace mucho tiempo que no tenemos una de nuestras “endogámicas charlas” tomando una cerveza, a ver si lo remediamos, jaja.
    Un saludo.

  3. lujuria dice:

    Antes que nada, felicitarte por tu blog. Está como decirlo visualmente perfecto. No se desencaja en ninguna parte. Osea que todo está bien puesto y fácil de usar como toda web debe ser.

    Y otra creo que lo de periodista, pasa como con otras profesiones que no es lo que pensabamos pero tenemos que luchar para que por lo menos nos llene y sea apasionante lo que hacemos y seamos útiles(mi primer principio).

    Saludos Daze, de LuJu

  4. Johnnymago dice:

    Que sepas que eres un copión por la foto. Por cierto, cierto día desapareció de mi blog y ya no la pude poner

  5. Tere Agulló dice:

    És una declaració d’amor. I també de principis.
    Enhorabona, ets un privilegiat per sentir eixes coses.
    I, a més, les dius així de bé.

  6. [...] El código nos ha cambiado. Hace tiempo me pregunté, en uno de mis momentos de bajón espiritual, si valía la pena ser periodista. Vuelvo a encontrar la misma respuesta a pesar de que los sueños todavían no se [...]

  7. [...] todo cuanto he hecho es porque esto del periodismo me apasiona. Porque sí, porque pese a todo, vale la pena ser periodista. Gracias a todos por seguirme, por criticarme, por hacerme ver el mundo que hay en el exterior, por [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: