A vueltas con la política

Islas Baleares y Comunidad Valenciana han dado un ejemplo de lo que, a priori, puede ser un modelo de consenso en aras de una reforma estatutaria, pero esto ha sido así porque en aquellos territorios gobierna el Partido Popular y, por tanto, no le quedaba otra opción. Es así de simple. No iba a hacerse a sí mismo la oposición. Los resultados obtenidos en el referéndum catalán revelan el escaso interés que levantan este tipo de propuestas. Sucedió con la constitución europea y ha vuelto a suceder ahora. El caso es que visto lo visto, aquí nadie ha conseguido el triunfo, aunque se puede decir que los partidos que han reivindicado el SI han aplastado con rotundidad al resto. Aún así, nadie ha salido fortalecido y los balances que han hecho las diferentes fuerzas políticas ha resultado demasiado obvio.Pero a partir de ahora nos enfrentamos a una situación mucho más delicada que el tema del Estatut.

José Luis Rodríguez Zapatero acudirá al Congreso con el firme propósito de aclarar una cosa: el inicio de las negociaciones con ETA es ya inminente, aunque no cuente con el apoyo del Partido Popular. La hoja de ruta está ya planificada, y resulta curioso cómo algún medio de comunicación la conoce perfectamente. Los socialistas vascos intentarán reunirse con la formación ilegalizada Batasuna, algo que colisiona con los valores democráticos, aunque sin embargo quizá sea la única solución para alcanzar el fin de la violencia. ¿Con quién se iban a reunir si no?, se preguntan algunos, pero si la izquierda abertzale exige su legalización, lo más probable es que tenga que cambiar de nombre y, por tanto, condenar la violencia. Este es el requisito más importante, y sin ello no podemos seguir hablando. Y así deberá ser porque cuando se estable una negociación entre el Gobierno y la banda terrorista ETA deberán tener las cosas bien atadas. Hay que tener en cuanta que será necesario establecer una mesa de partidos en el que el nuevo partido abertzale tenga representación, algo que levantará muchas críticas por parte de la oposición e, incluso, de algunos dirigentes socialistas.

Y aunque los acuerdos sobre una de las reivindicaciones más antiguas de los terroristas, como es el tema de los presos, a todos nos cogerá por sorpresa, en esos momentos todos nos acordaremos de Irlanda y su proceso de paz, en el que atajó este problema sacando los presos a la calle. Esta solución es inviable en nuestro país pues si aquí ha sido un bando quien ha aterrorizado al resto de ciudadanos nadie comprendería las razones que le llevarían a ofrecer esta amnistía. Algunos se empeñan en comparar el conflicto del País Vasco con el problema irlandés y eso es una insensatez. Aquel ejemplo no nos sirve para aplicarlo a España. Nadie reconocería una concesión similar, aunque la fase siguiente fuera el desarme. Sería justificar el terrorismo y victimizar a los asesinos.

El caso es que la izquierda abertzale podrá presentarse a las elecciones, momento en el que se podrá ver el apoyo popular que recibe. Será el suficiente, pero la gran pregunta es si la derecha de este país seguirá quedándose fuera de este proceso. Esa es la gran pregunta. ¿Denegará Rajoy el apoyo al gobierno? Esto puede desembocar en un nuevo cruce de descatalogaciones que no llevará a ningún lado. Estamos en las mismas. Creo que finalmente recapacitarán, más que nada porque no tiene otra opción. De hecho, el PP deberá salir de su gruta maquiavélica y ser por un momento razonable. Tender la mano en un momento tan complicado como este se hace casi necesario porque se va a necesitar que las dos fuerzas mayoritarias estén bajo el mismo paraguas, ya que van a llover muchas y duras críticas. El problema es que han conseguido demonizar la palabra diálogo. Parece que sea un crimen y eso puede ser muy peligroso porque, entonces, ¿queda alguna otra solución para resolver los problemas? No podemos seguir con un estado policial que sea el único método para mantener intacta la democracia. Por más que queramos, no podemos evitar que la izquierda abertzale no exista, pero habrá que hacerles ver que no tienen otra posibilidad que no sea el abandono de las armas. La fuerza ya no lleva a ningún lugar.

EL CAOS en la blog zone de Periodista Digital

José M. Sánchez “Daze

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: