Setenta años mirando atrás

Resulta más que curioso el carácter “revisionista” que está envolviendo a muchas de las decisiones tomadas por el Gobierno de Zapatero. El presidente ha convertido el espíritu de la II República en un referente a seguir. Lejos de aprovecharse de su filosofía histórica para aprender de ella, ha generado una situación que más se parece a la vivida en aquellos delicados momentos. Podríamos decir que ha realizado un “viaje hacia el pasado”. Es así, porque entre sus decisiones se incluyen, por ejemplo, la retirada de efigies dedicadas al franquismo, algo verdaderamente sorprendente pues en ningún país del mundo en el que hayan sufrido los perjuicios del fascismo y del comunismo se mantienen actualmente estatuas que recuerdan a los dictadores. Es historia, de acuerdo, pero debería encontrarse en un museo.

Nadie duda que la Historia hay que tenerla más que presente. Hay que recordarla y, por supuesto, seguir investigándola. Porque se podrá procurar un avance en la sociedad en el momento en el que se aprendan de los errores. Y la Guerra Civil española fue uno de los errores más grandes de nuestra historia contemporánea. De hecho, el interés por los entresijos más oscuros de la contienda sigue estando muy presente entre los historiadores y el gran publico. Tanto es así que la II República, y sobre todo el conflicto bélico, ha supuesto un punto de referencia en la formación tres generaciones de españoles que, conviven en la actualidad tratando de olvidar los sufrimientos y añoranzas perdidas por aquellos entonces. Convive una generación que está impulsando la recuperación de la memoria de las víctimas del franquismo que, aunque muchos miren hacia otro lado, todavía se podrían desenterrar en las numerosas fosas comunes que existen.
Los poderes públicos tienen que implicarse de tal manera que podamos mirar al pasado sin abrir heridas. Porque todavía no han cicatrizado lo suficiente. Mucha gente cree encontrarse incluso en aquélla impactante época y recuerda esa situación constantemente, ya que ha marcado los corazones de muchos españoles. Realmente, nos encontramos ante el grave problema de llegar a una situación en el que los testigos directos no estarán presentes. Será entonces cuando la Guerra Civil no será más “memoria” y pasará a ser, únicamente, “historia”. Sin embargo, será el momento en el que, quizá, esas heridas dejen de existir. Pero actualmente muchas víctimas tratan de rehacer sus vidas y no está de más que en el año en el que cumplen 70 años de sufrimiento se recuerden.
La historia de los pueblos siempre ha sido malinterpretada, manipulada, interpretada, obviada y sesgada. El llamado revisionismo histórico es un error por cual se ha tratado de recuperar ciertos mitos que se pensaban ya olvidados y superados. Ha partido de vislumbrar la sublevación nacional como un golpe preventivo que se convertía en el preludio de una inevitable guerra. Algunos pretenden que el origen de los acontecimientos se situaran como un adelanto para evitar el triunfo del comunismo. Sin embargo, el gobierno de aquellos entonces no era socialista, ni marxista, ni tan siquiera comunista. Era simplemente republicano. Es así, porque el partido comunista, por poner algún tipo de ejemplo, tenía una escasa representación parlamentaria. Eso sí, no hay que obviar que realmente existía un problema serio de orden público, aunque no de Estado. Lo que sí que hay que tener claro es que la sublevación militar acabó con la legalidad democrática (y digamos también constitucional, ya que actualmente a la gente le gusta mucho esta palabra) del gobierno de la república.
Tampoco hay que olvidar la escandalosa represión republicana. Se ha devaluado además que la intervención fascista y nazi derivó en la victoria final del ejercito franquista. Pero realmente fue así porque la ayuda soviética llegó a posteriori de la alemana e italiana. Por tanto, no sirvió para establecer un verdadero equilibrio de fuerzas durante la contienda. Cada uno trata de hacer un abuso de la historia para defender sus propios intereses, bastante concretos para el momento en el que nos encontramos.
José M. Sánchez “Daze”

5 pensamientos en “Setenta años mirando atrás

  1. manuespada dice:

    Estoy de acuerdo, sería impensable una estatua de Hitler en Alemania o de Stalin en la Rusia contemporánea. Un saludo.

  2. Johnnymago dice:

    Buenas hermano. Te recomiendo encarecidamente una página de un paisano de Alicante, de San Vicente del Raspeig, que tiene unos gustos musicales afines a los nuestros. Se llama http://www.labestiaytu.blogspot.com. A lo mejor ya la habías visto…, si no échale un ojo. Por aquí todo bien. Mira mi blog que estoy contando cosillas. Un abrazo

  3. Alex Carcelén dice:

    Hola xicuelo. No sabía que también estabas por periodista digital! Enhorabuena hombre, me alegro.
    Sobre el artículo, me parece que es muy poco todavía lo que se está haciendo para dignificar a las víctimas del franquismo. Lo mínimo que se debe hacer es hacer públicos los nombres de las muchísimas víctimas anónimas que hubo y, si los familiares quieren, enterrarlos dignamente. Los “mártires de la patria” ya tuvieron durante 40 años un buen homenaje, no? Eso no supone desenterrar el hacha de guerra ni nada por el estilo, se trata solamente de darles un mínimo reconocimiento a unas personas que fueron víctimas de la injusticia, algo necesario en cualquier país civilizado. El problema es que parece que hay mucha gente que se siente señalada con el dedo cuando se recuerda la barbarie de la represión franquista. Y en el PP, el mayor altavoz de las críticas al gobierno por esta y cualquier otra cuestión, hay mucha gente con un gran complejo en este sentido. O tal vez es que viven de él.
    Como ves, ya he vuelto de vaciones. Un abrazo, chato. Nos vemos.

  4. wilson dice:

    Para mi no es tanto problema que se revise la historia, que como bien dices es una constante a lo largo de los tiempos, sino el momento y la forma de hacerlo. De ningún modo puede ser el centro de una política estatal. Es más, a mucha gente le está sonando a cortina de humo y eso sí que no debería permitirse.

  5. Martin Bolivar dice:

    Lo pasado pisado dice el refrán popular. No es bueno ni positivo meter el dedo en la llaga, pero tampoco es bueno olvidar la historia, aunque ya se ha hablado bastante del asunto. América Latina, como África e incluso el Oriente Medio lo tiene más crudo porque las guerras civiles son el presente y el futuro, no cabe duda. El Primer Mundo siempre es el privilegiado en todo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: