Azorín, el alcalde golfista

El alcalde de Elda volverá a ganar las elecciones municipales. Si esto sucede será su cuarta legislatura consecutiva. Así el campismo tendrá una importante figura a la que tratar de controlar pero, como es de esperar, Juan Pascual Azorín dirigirá nuevamente el consistorio, ante la incredulidad del Partido Popular que verá aplazado sus aspiraciones en la ciudad zapatera. Las previsiones se cumplirán, pues el grupo popular no ha hecho méritos para desbancarle. La incompetencia de sus dirigentes y su actitud frente a temas polémicos les ha obligado a situarse como una alternativa de la nada.

Sin aportar soluciones a los problemas, los ciudadanos, cansados y crispados de tanta incertidumbre, le han retirado su apoyo. Y es que en estos momentos no representan oposición. Y, para colmo, a nivel nacional ya conocen cómo se las gasta este alcalde con apellido de escritor. Y, todo, por su conducta improcedente e individualista, quizá soñolientamente interrumpida por sus intereses particulares, en el problema de la edificación de un campo de golf, que pretende atraer el turismo a base de deteriorar una zona calificada de no urbanizable. Indignante..

Pero mantener a Azorín como alcalde, después de las críticas vertidas sobre su gestión al frente del Ayuntamiento, es demasiado pedir. Su mala política ha impregnado toda la ciudad. De hecho, las críticas no sólo provienen desde ángulos políticos. Están apareciendo cada vez más sectores sociales descontentos. La ciudad parece vacía, ausente, sin esperanza alguna, sin reservas, sin alma. En nada se parece a aquella ciudad a la que conocí siendo algo más niño.

La desventurada gestión del alcalde ha conseguido estancar el progreso de Elda, una ciudad anclada y estacionada en el tiempo. De hecho, son muchas las personas que creen que se “ha echado a perder”. Tanto es así que diversos colectivos tratan de revitalizar sus calles y avenidas, sus rincones y sus escondites, sus fachadas y su esencia. Lo que viene a continuación son leves pero intensos fragmentos de un e-mail en cadena que recorre indestructiblemente las redes. Quizá no sirva para nada, pero refleja el sentimiento de muchos ciudadanos. Ahí va. Lean con atención porque muchos se sentirán indentificados con estas duras pero realistas palabras:

1. Presentación

“Soy una ciudadana de Elda, de 25 años de edad, cansada de leer en las revistas
de la ciudad, escuchar comentarios de la gente de a pie, escuchar en bares, en
cafeterías, comentarios que muestran las ganas que existe entre la población de
levantar Elda, tanto en el tema laboral como en el tema del ocio para los
jóvenes; he visto ilusión, he visto promesas, he visto muchas ganas de que Elda
vuelva a ser aquello que una vez fue”.

2. El problema

“El problema es que la realidad es otra cuando salgo a la calle como joven que
busca un rato de ocio en mi pueblo; no quiero desplazarme por cuestiones de
puntos en mi carné. El transporte publico, sé que existe, todos lo sabemos, pero
no me va a llevar a la zona de marcha de Elda y me va a devolver a mi casa a
altas horas de la noche. Y la razón principal de esto, no es porque no exista
transporte publico a esas horas, no es esa
; la razón principal es que en Elda no existe una zona de ocio para la gente de mi edad, es mas, no existe gente de mi
edad. ¿Dónde esta mi generación? ¿Dónde esta la generación anterior a la mía?
¿Dónde esta la generación posterior a la mía? No están. Este pueblo ya ha
perdido a tres generaciones. Este pueblo va a seguir perdiendo a la gente joven,
que un día será adulta (adulta, refiriéndome a eso que hace la gente de formar
una familia, establecer su vivienda aquí, su trabajo, su política local, sus
charlas por la noche en la puerta de las casas sentados en sillicas de playa
…) Si hoy por hoy el tema del trabajo es difícil, es complicado, es
controvertido, es polémico,…dentro de unos años, cuando este pueblo no tenga”.

3.Ausencia de ocio

“¿Porque habéis perdido, ciudadanos de Elda que hoy sois adultos, a estas
generaciones de jóvenes? ¿Qué haréis a partir de ahora? La gente joven
necesita alternativas, la gente joven que es trabajadora, la gente joven que
es estudiante, necesitan poder tener un espacio donde expresar sus inquietudes,
sea en una biblioteca nocturna, sea en un pub en el centro, sea una simple sala
de cine (que lo crean o no, ¡No existe un triste cine!). No me vale una
biblioteca con horario normal
(por no decir que en mi habitación hay
mas libros que en esa famosa biblioteca), quiero poder estudiar a las diez de la
noche, cuando en mi casa está mi familia que viene del trabajo y no hay un
silencio en ella, porque están en su momento de descanso y de ser lo que
debemos ser, Familia”.

4.Ruidos y parches

“Quiero no tener que conducir hasta un polígono industrial en otro pueblo para
poder tomarme una cerveza tranquilamente con mis amigos. Quiero estar tranquila en el centro de mi pueblo, disfrutando en un pub sin que la policía entre a ver si estoy haciendo mucho ruido, porque determinados vecinos se quejan de ruidos en la calle; la calle no es mi problema, ni problema del bar. El ejemplo de esta semana ha sido llegar a estudiar al Centro Cívico de Elda, centro para jóvenes, y la segunda de las dos únicas salas de estudio de Elda, y ver un cartel gigante que rezaba “Cerramos por vacaciones del 5 al….¿23? de Agosto”; ¡¡¿Dónde?!! ¿Dónde se ha visto que una sala de estudio cierre justo el mes en el que todos
los estudiantes harán uso de ella? Es ridículo”.

5.Autocrítica

No me sirven vuestras promesas, no me sirve que os quejéis, ciudadanos de Elda adultos, cuando vosotros mismos lloraréis dentro de unos años, cuando nadie en Elda trabaje aquí, cuando la gente joven haya marchado en busca de otras cosas,
entre ellas trabajo; mientras sigáis cortándonos las alas a la hora de llevar a
cabo nuestras inquietudes, no vamos a creer, no vamos a confiar, Por un puñado
de votos, por el bien de unos pocos que viven de esto, que viven del ciudadano
de Elda, empezó a caer este pueblo. En vuestras manos esta que se sigan
perdiendo generaciones. Sopesad vosotros qué vale mas: un futuro para un pueblo
o un puñado de votos de “pan para hoy, hambre para mañana”.

http://www.youtube.com/watch?v=2cOH9g3LCn8

José M. Sánchez “Daze”

2 pensamientos en “Azorín, el alcalde golfista

  1. Anonymous dice:

    No sé si recuerdas que hace poco estuvimos hablando de algo parecido, sobre las corruptelas políticas.
    Y es que esto está llegando a ser indignante, y violento, incluso violento físicamente.
    Aveces creo que mermar las compentencias urbanísticas de los Ayuntamientos no perjudicaría a nadie, ni al interes general.
    Un beso.

  2. […] hasta ahora alcalde de Elda, Juan Pascual Azorín, el alcalde golfista, ha dado paso a la ‘popular’ Adela Pedrosa, alias ‘Aída’, y, con ello, a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: