11-M, el circo mediático

El juicio del siglo. Ahora todas las miradas se centran en los protagonistas de una masacre que un 11 de marzo se cobró la vida de 192 personas. Los datos, aunque abrumadores, son lo de menos. Un total de 29 procesados y más de 600 testigos. Y es que este acontecimiento tiene visos de convertirse en el proceso judicial más importante en la historia de nuestro país. Pero no sólo por su trascendencia, además se encuentra el interés mediático. El tratamiento informativo es exhaustivo, digno de este hecho de tanta contundencia social.

Sin embargo, son muchos los medios de comunicación interesados en dinamitar la versión oficial y deslegitimar la hipótesis principal. Por esta incombustible razón, cerca de 2.000 periodistas han solicitado acreditaciones para estar presente, aunque sólo 400 pueden seguir en directo este espectáculo mediático. Dada la trascendencia, el despliegue mediático es espectacularmente extenso. El hecho así lo obliga.

Desde que el 11-M saltó a la palestra informativa, los ciudadanos se han enfrentado a una guerra mediática sin precedentes. Confusos, muchos se muestras escépticos sobre si, finalmente, se aclarará qué sucedió aquel día. Los rumores y datos publicados han corrido como la pólvora provocando una gran conmoción pero, sobretodo, una gran confusión.

Desde entonces, diversas teorías han salido a relucir. La que han pretendido divulgar, a base de machacantes seriales informativos, es la “supuesta” conspiración en la que han intentado demostrar que la existencia de una manipulación orquestada por parte de los servicios de inteligencia para incriminar a los islamistas y, por ende, ocultar la participación de la banda terrorista ETA en el atentado. Enfervorecidos, El Mundo ha utilizado esta hipótesis como caballo de batalla, lo que le ha valido para arrinconarse en la defensa de una postura que ningún medio de comunicación ha dado por buena. El diario de Pedro Jota se ha quedado muy solo.

Y no es para menos, pues este juicio, que es muy probable dure más de cinco largos meses, no es un tema para frivolizar ni echar leña sobre el árbol caído. Habrá que ser, al menos durante este tiempo, rigurosos profesionales para no enturbiar más este asunto. De esta forma, el 15 de febrero de 2007 quedará grabado en los libros de historia como el día en que se iniciaron las vistas por los brutales atentados de aquel fatídico 11 de marzo. Lo más curioso de todo es la vil manipulación a la que, a marchas forzadas, nos estamos (desgraciadamente) acostumbrando. Así, los medios de comunicación llevan enzarzándose en una inservible guerra individual para tratar de esclarecer la autoría de los atentados. Como trasfondo, el último caballo de batalla: los explosivos utilizados. Aunque parezca mentira, lo que centra toda la atención.

Ahí aparece el error. O, mejos, dicho, el problema. A un lado se encuentran, haciendo ruido, los defensores de la hipótesis que intenta demostrar la existencia de una mano negra dentrás de tal brutales acciones. Y, al otro, haciendo menos ruido pero también muy intenso, los que difieren de esta teoría conspiranoica. Así las cosas, unos creen que fue ETA quien perpetró los asesinatos, en connivencia con el actual gobierno a cambio de facilitar la llegada al poder del PSOE, compensados con el mal llamado “proceso”, mientras que otros tan sólo lo niegan.

Ácidos bóricos, mochilas y diferntes clases de explosivos. Todo un guirigai de datos. Pero, quizá, eso se quede aparcado. Al menos, de momento, pues lo verdaderamente importante comienza ahora; el proceso para esclarecer la verdad sobre el 11-M.

Para seguir al detalle, los medios de comunicación han preparado numerosos artículos, vídeos, entrevistas y gráficos para mejorar el traslado de la información a la ciudadanía. Nos encontramos con diferentes estilos, algunos muy completos como el diario El País, en los que ofrecen, en su edición digital, desde las informaciones sobre la actualidad que genere el juicio, artículos de opinión, reportajes, pasando por un carrusel de las mejores imágenes, contrastes con el tratamiento llevado a cabo por la prensa internacional, gráficos e infografías relatando la vida de los supuestos autores, audios de los protagonistas o, incluso, vídeos. Todo un ejemplo de auténtico periodismo digital. Verdaderamente esencial como una completa guía para seguir el proceso judicial.

Otros, como El Mundo, ha ofrecido las diferentes posturas políticas, documentos jurídicos, autos del procesamiento para poder descargárse íntegramente y en diferentes tipos de archivos, especiales, espectaculares especiales, para saber por ejemplo quiénes son los magistrados que juzgarán a los acusados y sus perfiles, también sus abogados, los ficales, las acusaciones, fotografías de los acusados, de las víctimas, gráficos, vídeos. No tiene desperdicio. Es muy completa. Al margen de las noticias que van saliendo, también aparece el orden de los interrogatorios de los procesados, la amplia cobertura internacional, y sus diferentes portadas que son de gran interés. Por algo es el líder mundial de información en castellano…por Internet.

Hay otros que se quedan en el intento. Más vale que replanteen su propuesta digital. Está quedándose obsoleta. Por ejemplo, desde 20 Minutos, fiel a su estilo, también apuesta por los especiales. Además, aportan algún artículo interesante sobre la teoría conspirativa. Como no podía ser de otro modo, en su web aparece lo que han venido a llamar Guía del juicio, aunque un poco escasa en comparación con los anteriormente citados.

Por último, están los blogs (algunos indispensables) y los confidenciales (o lo que podríamos llamar diarios on-line simplemente). Realmente, lo único que aportan es “otra” visión de los acontecimientos con textos cargados de opinión. Pero, sin lugar a dudas, no se pierdan nada, por la cuenta que les trae, pues de esta maraña se podrán crear su propia opinión de los hechos. Interesante.

José M. Sánchez “Daze”

Un pensamiento en “11-M, el circo mediático

  1. Nando Rico dice:

    Es normal el alboroto mediático que levanta un tema como el 11-M. El atentado más sangriento de nuestra historia así lo requiere. Sin embargo hay muchos intereses políticos y mediáticos relacionados con un juicio de tal magnitud. Por eso cada medio da su ‘particular’ versión de los hechos. Yo solo espero que el juicio desemboque en el esclarecimiento de todo lo relacionado con los atentados de Madrid.

    Un saludete compañero.

    P.D.: Axavo novelaza que te has espolsao, ¿no?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: