Que con los rifles no se maten las palabras

Si ETA vuelve es porque nunca se ha ido. Este es el primer día del nuevo tiempo marcado, desafortunadamente, por los terroristas, que han dado, como ellos sólo saben hacer, ‘carpetazo’ al proceso de paz. Terminada así una infructuosa tregua, ya estamos en una nueva etapa pero con los mismos ingredientes. Sin embargo, ya se han producidos las primeras consecuencias: el etarra De Juana Chaos no irá a su casa cuando le den el alta sanitaria. Esta ha sido la primera decisión que adopta el Gobierno después de la herida abierta por ETA.

Con esta absurda decisión, ETA ha propiciado la defunción de la legislatura que, agotada e inerte, solo da sus últimos coletazos a un año de las Elecciones Generales. Es hora de plantar cara con firmeza a los que tratan de aniquilar las palabras con los rifles. Realmente, muchos nos preguntamos ¿qué consecuencias puede haber a partir de ahora? ¿Zapatero cambiará la política terrorista? ¿El Partido Popular tenderá la mano, olvidará sus rencillas personales y no ‘machacará’ hasta la saciedad al Gobierno? Esta es la situación perfecta para estar más unidos que nunca. Todos navegamos en el mismo barco. Aquí no hay vencedores ni vencidos. Tan sólo los terroristas, únicos desalmados en esta contienda singular, empañan los esfuerzos y la ilusión.

Como quien no se lo espera, los terroristas han entrado de lleno en las elecciones generales, justo cuando han conseguido lo que ansiaban tras la celebración de las municipales. Con el atentado de Barajas quedó finiquitado, definitivamente, las relaciones entre Gobierno y ETA. Y esto, se intuía, podría llegar más temprano que tarde. El error, quizá, fue en confiar en quienes se sirven de las armas para defender su causa, una actitud indecente pues se paga con la sangre de los inocentes.

El Gobierno ha permitido que la fuerza política que da impulso a ETA, llamada ANV, entrara de lleno en las instituciones democráticas para, finalmente, acceder al poder, de nuevo, y armarse con fondos públicos que financiarán a los salvajes pistoleros. España está triste, desamparada, ahogada. La sensación es de desazón, coraje y miedo. La fe se ha descompuesto. La experiencia nos dice que con ETA no vale ser remilgados, son terroristas, tienen la sartén por el mango y no dudan en actuar si no se les hace caso. Si alguien confiaba plenamente en que abandonarían las armas ha quedado de manifiesto que no están dispuestos a olvidar sus reivindicaciones. Pero no podemos estar así porque otro proceso de paz haya salido ‘rana’. 

Da la sensación que el PP no apoyará al Gobierno en este final de legislatura, no le ayudará a retroceder de sus errores porque se sienten victoriosos. Nada tienen que hacer pues creen que mantienen el apoyo popular. El varapalo sufrido, en particular, por el propio Zapatero le conviene al partido de la oposición, que sigue obcecado en exigir que rectifique la política antiterrorista. Le dejará solo en discordia.

Si la clave de estos tres años se ha centrado en el proceso de paz ha quedado patente que los terroristas no abandonaron nunca las pistolas. Con asesinos no se juega. ¿El caso de De Juana es suficiente gesto como para volver a tender la mano? ¿A qué esperan? Pero el PP exige más. Sin embargo, Zapatero todavía no ha aclarado por dónde va a ir su nueva apuesta en la lucha antiterrorista. Tal vez se rubrique en la próxima reunión con Mariano Rajoy.

“Todos los frentes abiertos”. La traducción del comunicado de ETA es que algún día pueden volver a atentar. Nadie sabe cuándo ni dónde. Angustiosa es la espera para ver quién es la víctima. Sorprendente es revisar la hemeroteca y encontrarse las declaraciones de nuestros dirigentes políticos. Rajoy ya advirtió que si no cumple, “le pondrán bombas”, y si no hay bombas “es porque ha cedido”. Por tanto, ¿quién a cedido a quién? El PP también tiene que rectificar. Al parecer, dadas las circunstancias, nadie se ha rendido a ETA, ni han vendido Navarra, ni han accedido al chantaje. Si no otro gallo cantaría porque, si el gobierno no cede, nos hemos dado de bruces con la realidad.

Nos hemos pasado tres años en los que los dos grandes partidos se han tirado los trastos mutuamente. Ahora se impone que haya una mayor serenidad. ¿Qué puede ocurrir a partir de ahora? O volver a un renovado Pacto Antiterrorista o convocar elecciones próximamente. ¿No es el momento propicio para ofrecer el apoyo sin esperar condiciones para derrotar por fin a los terroristas?

Un pensamiento en “Que con los rifles no se maten las palabras

  1. […] que rompía la tregua. El miedo, de nuevo, se apoderó de todos los españoles, aunque jamás los rifles podrán matar las palabras. A partir de entonces cualquiera podía morir asesinado pero tuvo que ser en el Líbano, zona de […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: