Luces y sombras de una reunión alentadora

Que ambos se presentaran con la misma corbata era ya sinónimo de unidad. Se podía intuir, aunque muchos escépticos no lo creyeran oportuno decirlo, que se podría alcanzar una deseable ‘unidad’. Pero lo han hecho con la boca pequeña y las manos endebles, como si se tratara de una obligación. El divorcio entre el Gobierno y el partido de la Oposición no se puede reconciliar así como así.

No se permitían un nuevo fracaso, y la positiva reunión entre Zapatero y Rajoy, marcada por la buena voluntad hacia la derrota del terrorismo, ha alentado a la concordia. El presidente necesitaba de un apoyo por parte de Rajoy para no tambalearse mientras que Rajoy, por su parte, necesitaba estar del lado de Zapatero tras las “nuevas circunstancias” porque le podrían tildar, y no sin razón, de tratar de erosionar al Gobierno hasta la saciedad. Las aguas, de momento, se han calmado porque no es el momento de reproches. Y todo para saltar al vacío con denuedo para “derrotar” al terrorismo. Fíjense bien: “derrotar”, un verbo, como se ha venido diciendo los últimos meses, “patrimonializado por el PP”. Y hablando de términos lingüísticos, tanta es la obsesión de Rajoy por ETA que tuvo un pequeño lapsus.

Al igual que las pasadas elecciones, todos han ganado. Zapatero está convencido que ha conseguido el respaldo del líder de la Oposición y Rajoy, un tanto confuso, se siente que Zapatero ha rectificado en su lucha antiterrorista. Y yo me pregunto, ¿olvidará el presidente tan fácilmente la ofensiva calumniosa del Partido Popular? Y ¿PP? ¿Olvidará su discurso o insistirá en el momento en el que tenga la primera oportunidad? ¿Dónde está la unidad si ni siquiera han realizado una rueda de prensa conjunta para mostrar su más sincera alegría?

¿Cuánto tiempo pasará hasta que rompan ambos esta ‘tregua’ y desentierren, como ha venido ocurriendo en esta legislatura, el hacha de guerra? El compromiso de unidad no es tal si no un mero acercamiento en aras de conseguir una política de mínimos, aunque sí constituye un nuevo y real paso para recuperar la confianza. La pactada buena voluntad sólo sirve para aparcar divergencias de cara a la opinión pública, pues si rascamos un poco en la fachada podremos ver las ruinas de un diálogo roto, huidizo, alejado, olvidado y disipado.

Rajoy ha alabado la rectificación del Gobierno. Dadas las circunstancias, el camino es el esperado por el PP, por lo que ha comenzado a aflojar la presión. El caso es que en el nuevo tablero ha entrado el PNV, y por méritos propios. No se ha dejado convencer por ninguno de los grandes partidos. Quedan muchos pasos todavía pero se espera que el duro discurso de la Oposición se rebaje sustancialmente porque lo importante es la política que lleve a cabo el gobierno. En eso lleva razón Rajoy, aunque se ha dado cuenta demasiado tarde. Y en algo más lleva razón: en que no toca dudar de la “credibilidad” del presidente y que “ahora toca” la derrota del terrorismo.

3 pensamientos en “Luces y sombras de una reunión alentadora

  1. rebecadelasheras dice:

    Era absurdo creer que iban a hacer todo aquello que debería haber mostrado…que era:
    llevar corbatas diferentes
    pero hablar juntos…
    Era absurdo esperar que ZP bajara las escaleras para esperarle y que los dos se dirigiesen a lo medios mirándose a los ojos…
    Son el claro ejemplo de la vida misma de un orgullo infantil, de un te perdono pero no olvido de valores instrínsecos al ser humano de hoy, desdeñables, somos oposición no podemos dar signos de debilidad de apoyo…que quieres que te diga…(ejemplo irreal) si se muere el padre de una amigo al que dejé de hablar hace tres años le daré un abrazo con más cariño que nunca

    Y sé que nunca fueron amigos, pero son personas, que deben dar ejemplo

  2. josedaze dice:

    Bien dicho, Rebeca. Después de todo lo que ha estado pasando es normal e, incluso, lógico que ambos dieran muestras de frialdad. Espero que esta ‘tregua’ rota por ETA se convierta en la ‘tregua’ entre los dos grandes partidos. Ya veremos quién la rompe. Tiempo a tiempo.

  3. Nando dice:

    Gran post, Daze. Ya era hora de que nuestros políticos -que a mí me gusta llamar politicuchos, como bien sabes- se dejaran de pantomimas cuyo único fin no era otro que el de mantener o llegar al poder -dependiendo de quién fuera- a cualquier precio. Sin duda, en esta faceta la palma se la ha llevado el PP, con su retórica de desgaste sin importarles que tal vez se desgastaban a ellos mismo.

    Coincido contigo en que esto durará poco, aunque por lo menos es un principio. Rajoy parece haberse dado cuenta de que quien ha de marcar las directrices es el Gobierno, no su partido -por mucho que se empeñene en ello-. Todo por un fin común, todos unidos por ello pero… ¿hasta cuándo? Tal vez hasta un par de meses antes de elecciones en las que, si las encuestas no son favorables, el PP vuelva a su línea más dura contra el Gobierno para desbancarlo.

    Un saludo desde el curro, crack.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: