¿Debe seguir Capello después de obrar el milagro?

La Liga ha servido de bálsamo de Fierabrás para el Real Madrid. Después de un delirante y extraño campeonato, en el que la irregularidad ha sido al tónica general, han sido capaces de sanar sus heridas. Fabio Capello, especialista en lograr un título en su primera temporada como entrenador, ha estado en la picota durante meses y, finalmente, se ha salido con la suya. Vino para ganar, y así ha sido. Podrá gustar más o menos pero ha obrado el milagro.


El italiano se siente como un salmón desde el primer día que regresó a la capital. No tiene todas consigo para conservar su puesto. Criticado, increpado, y desacreditado por su estilo resultadista, la afición blanca ha padecido mucho sufrimiento esta temporada con los resultados cosechados por el conjunto blanco. Su sistema de juego ha sido hundido en muchas ocasiones y ha carecido de personalidad, aunque en los últimos partidos sí ha encontrado un hueco por dónde salir a flote.

Aunque ha cumplido con creces su cometido, el ansiado título de Liga no es suficiente a pesar de rectificar a tiempo y modificar algunos pilares de su once. Ahora está en la cuerda floja. La historia se vuelve a repetir al tiempo que su futuro pende de un miserable hilo. ¿Se merece el beneficio de la duda o, en el caso de que continuara, el próximo curso será un calco de éste?

Su presumible salida es más que evidente. Algunos ya lo cantan a los cuatro vientos con irreductibles sentencias sin, ni tan siquiera, haberse producido tal acontecimiento. Un poco de respeto, por favor. El caso es que ya se especuló hace varios meses con su fracaso como entrenador. La crisis institucional que mantiene al Real Madrid en el equinocio de la desilusión ha empañado lo que pudo ser un glorioso año pero que ha quedado en el subsconciente de los madridistas como una temporada “normalita”.

El mayor problema al que se enfrenta la entidad madridista es la nefasta gestión del dinero en los fichajes, un aspecto a tener en cuenta proximamente para solventar unos fallos que no deben volverse a cometer. Sus estrepitosos tropiezos han trascendido, incluso, el ámbito de lo deportivo, pues el gran culpable de la actual situación tiene nombre y apellidos: Ramón Calderón.

El presidente blanco llegó por sorpresa, sin esperarle y sin llamar a la puerta para levantar la polvareda y, en vez de poner solución, escondió el polvo sobre la alfombra. Que arreglen otros, vamos. Tanto es así que ha delegado mayoritariamente en la figura de un Mijatovic al que el puesto le ha venido muy grande.

Sin experiencia en asuntos similares, Calderón ha puesto en aprietos a toda la entidad por culpa de sus polémicas declaraciones, máxime cuando se aderezan con vergonzosas actuaciones públicas. Incluso, ya cantado el alirón, se celebró el título con pésima ironía, con un baño de patriotismo barato y casposo. Capello no debería seguir en el puesto. Ni lo merece el Real Madrid ni él mismo por mucho que desee quedarse al frente del banquillo. Aquí lo volverá a pasar mal. Es ‘carnaza’ fácil. La suerte le ha acompañado y se ha beneficiado de la irregularidad de sus rivales directos. Pero si no, otro gallo cantaría.

Schuster, por otra parte, apunta alto. Se postula como el relevo adecuado de Capello. Su flamente temporada dirigiendo a uno de los equipos revelación de la temporada, el Getafe, le ha valido para estar en boca de todos. Pero ha gestionado mal la operación, al margen de su actual club y ninguneando de forma necia al propio Ángel Torres, a quien ya le han levantado un monumental cabreo.

Y no es para menos pues el pez grande ha querido torear al pequeño, olvidándose que las relaciones institucionales tienen siempre el camino señalado para enfrascarse en una conspiración en la sombra. Capello quiere al técnico alemán a toda costa pero, aunque ya ha adelantado que no interferirá en esta decisión, su palabra, ha quedado demostrada, vale de bien poco. Todos recuerdan sus incumplidas promesas y, partiendo de esa premisa, su labor queda desacreditada. Mientras, las horas pasan.

2 pensamientos en “¿Debe seguir Capello después de obrar el milagro?

  1. Chiqui dice:

    El problema que este título va a tapar toda las carencias que tenemos, tanto en el campo de juego como en los despachos.
    Además, no sé yo si Schuster será la solución. Me recuerda a Benito Floro de nuestras entretelas.

  2. josedaze dice:

    Así es Chiqui. Creo que el título ha dejado en un segundo plano el fracaso como equipo. Tampoco soy muy partidario de Schuster, la verdad. Creo que lo principal es remodelar la estructura institucional que tantos errores han cometido esta temporada. Partido de la base aquellas vergonzosas elecciones a la presidencia que aupó a un inexperto y desorientado Ramón Caderón al puesto del que hoy se beneficia.
    Saludos desde Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: