Reflexiones de la historia (II)

“Sólo podéis ser independientes de Dios mientras conservéis la juventud y la prosperidad; la independencia no os mantendrá a salvo hasta el fin”. Bien, el caso es que actualmente podemos conservar y conservamos la juventud y la prosperidad hasta el final. ¿Qué se sigue de ello? Evidentemente, que podemos no depender de Dios. “El sentimiento religioso nos compensa de todas las demás pérdidas”.

Sigue leyendo “Reflexiones de la historia (II)”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑