Reflexiones de la historia (II)

«Sólo podéis ser independientes de Dios mientras conservéis la juventud y la prosperidad; la independencia no os mantendrá a salvo hasta el fin». Bien, el caso es que actualmente podemos conservar y conservamos la juventud y la prosperidad hasta el final. ¿Qué se sigue de ello? Evidentemente, que podemos no depender de Dios. «El sentimientoSigue leyendo «Reflexiones de la historia (II)»