Desmontando a la Ciudad de la luz

Hay proyectos que, aunque dispongan de una inyección económica permanente, no consiguen dar los frutos esperados. Otros, aunque estén auspiciados directamente por gobiernos, su interés profesional radica en su utilización como arma de promoción política. Es el caso de la Ciudad de la Luz.

Concebido como ‘el nuevo estudio de cine de Europa’, no ha conseguido echar a rodar por el caos en el que está sumido. A instancias de la Generalitat Valenciana, se preveía que se iba a convertir en el complejo audiovisual más importante del siglo XXI. Las constantes críticas y la precipitación han propiciado que se encuentre en sus horas más bajas. Su funcionamiento es una mera anécdota. Entre los fracasos más sonados se encuentra el desastre en el que se ha convertido el centro de estudios por culpa de la ‘insolvencia’ y la ‘irresponsabilidad’ de la empresa encomendada a gestionar tales actuaciones.

Sus instalaciones han acogido hasta la fecha 18 producciones, de las cuales las que han cosechado cotas de mayor relevancia son ‘Asterix en los Juegos Olímpicosy ‘Manolete’, ambas rodadas en 2006, año de mayor productividad hasta el momento. Ni tan siquiera ha generado el turismo necesario como para que los empresarios del sector se froten las manos. La traducción de su mala ubicación y su intermitente crecimiento es un rotundo fracaso que no atrae a grandes inversores.

En el presente año, las irrisorias propuestas y el escaso interés despertado han situado a la Ciudad de la Luz en el punto de mira de los ciudadanos a consecuencia del tremendo desembolso económico realizado en comparación con las ganancias obtenidas. Las producciones han venido reduciéndose. Sin embargo, su potencialidad está todavía sin explotar, pues sus instalaciones podrían ser perfectamente utilizables para otros menesteres tales como una institución, amparada desde las arcas públicas, que actúe como apoyo hacia jóvenes directores y actores de nuestro entorno que buscan un lugar para desarrollar sus creaciones o, por el contra, la creación de un sistema educativo orientado hacia la cultura audiovisual.

Con un presupuesto inicial de 270 millones de euros, desde que se puso en marcha no ha podido más que generar 66 millones de euros. Por si fuera poco, este presupuesto se ha incrementado en un 240%, lo que equivale a encontrarse en una delicada situación que podría llevar a la quiebra.

Así las cosas, la importancia de la figura de Francisco Camps dentro del Partido Popular favorece las relaciones con Rajoy, quien sabe perfectamente que el dirigente valenciano es una de sus bazas electorales y que más éxitos le ha dado en los últimos años. Para tapar algunos fracasos, el líder popular se ha comprometido a ‘solucionar’ las inversiones en la comunidad. Eso sí, siempre y cuando llegue a la Moncloa. Con las esperanzas de todos también se vive. Desafortunadamente.

2 pensamientos en “Desmontando a la Ciudad de la luz

  1. Pues la última es que la propia Ciudad de la Luz ha denunciado el contrato con la NUCT, los italianos de la escuela de cine, que son todavía más impresentables que ellos, por lo visto. Si te cuentan cómo ha funcionado (es un decir) la escuela este año, no te lo crees.
    Salut, amic.

  2. […] falta de ideas), no ha estado nunca olvidado. Ha tenido cabida reflexiones y reflexiones y más reflexiones, historias, análisis , más análisis y más análisis, entrevistas y más entrevistas, reportajes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: