¿Por qué a los americanos no les gusta el fútbol?

El deporte rey no tiene (¿todavía?) su hueco en el país más poderoso del planeta. En un intento por impulsar el fútbol en Estados Unidos se ha contratado a la estrella mediática David Beckham. Eso sí, a golpe de talonario. Como si de un pequeño dios se tratara.

La cultura nortemericana, marcadamente activa y agresiva, no encuentra ningún interés en presenciar un partido donde once jugadores se disputan un balón contra otros once y donde, contrariamente a sus ideales liberales e individualistas, no comprenden cómo es posible que se produzca un empate a cero. Alguien tiene que ser derrotado, aplacado y hundido. Además, nos recreamos en la admiración de las situaciones en las que el pez pequeño se traga al grande, algo que no sucede tanto en otros deportes. En el fútbol un equipo en teoría débil puede dar la sorpresa. Y eso lo aplaudimos.

La pasión que depositamos en los grandes choques entre, por ejemplo, Real Madrid o Barcelona parece ser indiferente para el americano de a pie, aunque cada vez prestan mayor atención a los clásicos del fútbol español. Se trata de un aspecto socio-cultural. El negocio del deporte se vive de forma espectacular si cruzamos el charco.

A los europeos nos sorprende la existencia de ‘franquicias’. Es la creación de la marca. Y en Estados Unidos, es donde cobra su máxima expresión. ¿Cómo vamos a adorar a un club deportivo si éste es posible que abandone la ciudad a la que seguimos con fervor? Jamás identificaríamos a los dos grandes clubes de fútbol de nuestro país bajo una marca, lo que entrevé un cierto sentimiento nacionalista.

Un brillante artículo escrito por Steven M. Warshawsky analiza las razones por las que los nortemericanos no encuentran ningún interés en presenciar un partido de fútbol. Puede resumirse en dos razones principales:

“La primera es que el “Mercado del deporte” en ese país ya se saturó con el beisbol, el futbol americano, el basquetbol y con el hockey. Ya no hay espacio para que el soccer crezca en popularidad”.

“La segunda explicación más común para la pobre popularidad del soccer es que es muy aburrido. En el soccer no sucede nada. Un tiro a gol cada cinco minutos. (…) Esa pobreza para anotar goles no es una parte accidental del juego, sino la esencia del mismo. El objetivo del futbol soccer es generar bastante actividad, esfuerzo y furia para lograr….absolutamente nada. No hay que sorprenderse de que cuando se anote un gol (si se llega a anotar) la euforia haga erupción en los jugadores, comentaristas y espectadores, como si fueran almas que son liberadas de las profundidades del infierno”.

El problema es que los estadounidenses no tienen “las creencias ni el temperamento” requeridos para este deporte. Aquí está la verdadera razón. Y es que, según el autor, “somos una sociedad de creadores, cumplidores y constructores. Nuestro país es dinámico, en constante crecimiento, que se hace cada día mas grande, más rico y más fuerte. No podemos aceptar una mentalidad de ‘suma cero’. No trabajamos por trabajar. Y nos gusta que en nuestros deportes haya anotaciones. Anotar es una realización tangible que se puede identificar, cuantificar, tabular, comparar, analizar y sobre todo, incrementar”.

Es el estilo norteamericano.

3 pensamientos en “¿Por qué a los americanos no les gusta el fútbol?

  1. Es demasiado complicado crear aficción a un deporte cuando el nivel en tu propio país es muy bajo y además no tienes ninguna figura o representante por todo el mundo. Y no me refiero a los Langdon o Adú, sino a un Fernando Alonso, pero que le dé patadas a la pelota.

    Es cierto que el sistema de franquicias es también una gran diferencia con respecto a la organización del deporte aquí. Pero también es cierto que aquí cada vez tendemos hacia ese sistema, con equipos que se venden y se compran en un plis plas, principalmente en Inglaterra.

    Y sí, como bien dices un americano no entendería estar dos horas en una butaca para ver un 0-0, por muy buenos jugadores que haya en el campo o por muchas ocasiones que se creen. El deporte es espectáculo y ocio allí (hasta un cierto límite), mientras que aquí muchas veces se convierte en una forma de vida y un sentimiento.

    Imagínate que quitasen el fútbol en Europa. Estaríamos locos.

  2. josedaze dice:

    No me lo quiero ni imaginar, Jaime.🙂 Respcto a lo de las franquicias, quizá no he acertado de pleno en el asunto. En balonmano, fútbol sala o baloncesto (ahora que parece que está tan de moda) los eequipos actúan cada vez más como franquicias. Sin embargo, todavía no consigo vislumbrar que un aficionado del Pamesa Valencia siga su trayectoria por la empresa y no por ser el equipo de la ciudad levantina.No sé…Saludos desde Madrid.

  3. […] J. C. y José Daze también tratan el tema en sus respectivos blogs. permalink | trackback url […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: