Irak, una mirada desde su independencia

Zona de conflictos bélicos, Irak ha tejido una telaraña de violencia constante en las últimas décadas. Sin saber muy bien cómo hacer frente a las hostilidades que dieron comienzo a principios de los años noventa, y que se han venido repitiendo hasta la actualidad, es difícil pensar que pueda llegar un final feliz. Al menos para todos; al menos, en poco tiempo.

Nido de asesinatos, en los últimos tiempos el país ha estado convulsionado por reductos de fuerzas subversivas que han puesto su granito de arena a esta espiral de desastres. Basora, uno de los bastiones suníes, es la última de las cinco provincias iraquíes bajo control británico en el sur.

Ahora que debe ser transferida a las autoridades iraquíes, todos tratan de echar la mirada atrás y recordar las cosas que pusieron a Irak en el punto de mira del resto de países. Hace 75 años, concretamente un 3 de octubre de 1932, se declaró la independencia del país, poniendo fin al mandato británico que vino de la mano de Gran Bretaña tras la separación del Imperio Otomano.

Fue entonces cuando se unió a la Liga de las Naciones. Eran años de boyante alegría. Hasta que en 1958 se proclamó la república a consecuencia de un Golpe de Estado militar dirigido por el partido nacionalista Baath. El último de sus presidentes, Sadam Hussein, el tirano, murió en la horca en una exhibición de poderío norteamericano tras su ocupación militar hace cuatro años.

De hecho, esa ocupación militar ha sido contraproducente. Una guerra desaprobada y rechazada. Haciendo un ligero balance, la violencia ha pasado a ser la tónica predominante. Ya no hay rincón para el soñador ni el hombre libre. El temor y las ganas de morir se instalan en todos los ciudadanos, la mayoría de los cuales deben estar demasiado confundidos como para evitar los llantos. Todos están perseguidos. Diariamente nos enteramos a través de los telediarios de la muerte de civiles a en atentados.

Derrocado al tirano, Estados Unidos se volvía a erigir, como en las películas, como salvaguarda de la humanidad. Pero no cayeron en la cuenta de las piedras que había en el camino. No supieron sortearlas. La excusa, si es que se le puede llamar de esta manera, de la invasión no fue otra que la búsqueda de armas de destrucción masiva. De momento, no se ha podido comprobar.

Y la humanidad, conocedora de los perjuicios de la guerra, crítica con esta forma de actuar, vio con sus propios ojos el desastre que ha vivido la población iraquí. Cuando sale a la luz “la prueba de cargo contra Bush y Aznar”, donde se demuestra “la doblez con la que se vendió a la opinión pública la guerra de Irak”, todos debemos sobrecogernos un poco al pensar que siempre pudo darse cualquier otro resultado.

About these ads

Un pensamiento en “Irak, una mirada desde su independencia

  1. [...] no decirlo…de falta de ideas), no ha estado nunca olvidado. Ha tenido cabida reflexiones y reflexiones y más reflexiones, historias, análisis , más análisis y más análisis, entrevistas y más [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: