Sin noticias de Dios, balance de un año en Madrid

Tal día como hoy llegué a Madrid. Una ciudad hostil pero acogedora, gris pero armoniosa, edulcorada pero amigable. Todavía no estaba enlazada la línea entre la Estación de Chamartín y Plaza de Castilla. El trasbordo hasta mi casa resultó más pesado de lo esperado. 23:30 de la noche. Un neófito como yo, deconocedor de susSigue leyendo «Sin noticias de Dios, balance de un año en Madrid»