Garaje Jack, en busca del éxito

Si alguien descubriera la fórmula del éxito ellos merecerían como nadie tener un ‘frasquito’ guardado entre los cables y los amplificadores. El circuito nacional está plagado de desconocidas bandas de rock ‘n’ roll que recorren uno de estos ejemplos es Garaje Jack, un banda madrileña liderada por una frontwoman que combina perfectamente los sonidos más crudos con las baladas.

Con la grabación del primer álbum, ‘Alma en celo’, una pequeña joya para los amantes del rock, comenzaron a abrirse un hueco en la prensa especializada y a ser conocidos en bares y pequeñas salas de conciertos. Con ‘Traje nuevo han conseguido dar un salto de calidad, no han dejado atrás sus raíces pero ahora se atreven con todo, hasta con fusiones.

Letras sencillas pero cargadas de fuerza, es un grupo que mejoran sustancialmente en directo. Son carroñeros del escenario. No dejan migaja alguna que mendigar. El público se divierte y no para de moverse en ningún momento. Apasionados de Led Zeppelín, siempre interpretan alguna de las canciones de la mítica banda de Robert Plant. De hecho, han grabado hasta un tributo.

Teloneros de los mismísimos Marea o Fito&Fitipaldis, Garaje Jack continúa allanando el difícil camino de la música. Tras quedarse sin su primera solista, Laura Rubio, la sensual cantante del grupo, se hizo cargo de la presentación al micrófono. Y acertaron, pues provoca, sorprende, baila, salta, grita, anima. Explosiva, es toda una gran promesa. Todo un espectáculo, que canta con un desparpajo demoledor. Irreverente, es una de las atracciones del grupo, y más por el género al que se dedica, el rock, vedado en muchas ocasiones a las mujeres

De hecho, es el alma de un grupo que nació en Madrid a finales de 1997, aunque bajo otro nombre: Trasgus. Y se formó a partir de una “ilusión inicial” seguida de una “serie de coincidencias”, las mismas coincidencias que unió a una serie de personas que venían de sitios diferentes de la capital.

“Un inesperado encuentro en un bar de Malasaña” fue el escenario que hizo que Óscar Rama (guitarra) y Jorge Galaso (bajo) se tomasen unas cervezas de más y fantaseasen con tocar en directo. Y así empezaron a sacar sus propias canciones en un local de ensayo que “más parecía un garaje”, de ahí el nombre del grupo. En poco tiempo se dieron cuenta de que “había química” entre ellos y los ensayos empiezan a sonar a banda de rock.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: