Reflexiones de la historia (XXI)

“Descubrió que se llevaban estupendamente bien y que su compañía resultaba agradable. Hablaron de las razones psicológicas que inducen a ciertos hombres a perseguir mujeres. Linder explicó que todo ese rollo psiquiátrico le traía al fresco. Le dijo que lo importante era pararles los pies a esos descerebrados y que se encontraba muy a gusto trabajando para en la empresa, ya que gran parte de su labor consistía en ofrecer resistencia a esos pirados.

-¿Por qué dejaste la policía?, preguntó Erika Berger

-Mejor pregúntame por qué me hice policía.

-¿Por qué te hiciste policía?

-Porque cuando tenía diecisiete años, tres guarros asaltaron y luego violaron a una íntima amiga mía en un coche. Me hice policía porque tenía la imagen romántica de que la policía estaba para impedir ese tipo de delitos.

-¿Y?

-No pude impedir una mierda; siempre llegaba después de que se hubiese cometido el delito. Encima, no soportaba la jerga estúpida y chula del furgón. Y aprendí enseguida que ciertos delitos ni siquiera se inviestigan. Tú eres un buen ejemplo de ello. ¿Has intentado llamar a la policía y contarle lo que te ha ocurrido?

-Sí.

-¿Y vinieron pitando?

-No exactamente. Me dijeron que pusiera una denuncia en la comisaría más cercana al día siguiente.

La reina en el palacio de las corrientes de aire, Stieg Larsson

Reflexiones de la historia XX

Un pensamiento en “Reflexiones de la historia (XXI)

  1. […] Reflexiones de la historia XXI […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: