Microsoft invita a ver el futuro desde las imágenes holográficas de Hololens

Prometeo fue venerado por ser capaz de robar el fuego de los dioses. Aquel impulso le costó un castigo divino, pero le valió la pena porque se adelantó a aquellos que rivalizaban contra los más grandes. Algo parecido sucede en Microsoft que, envuelto en una renovación, ha querido robar parte de protagonismo a los que, ahora, parecían liderar la innovación tecnológica en los últimos años.

La firma norteamericana ha dado un paso adelante esta semana. Primero, con un nuevo sistema operativo (Windows 10) que se pone al nivel de las exigencias de otros al unir todos los dispositivos posibles, desde el móvil al ordenador, pasando por la tableta o la consola. Y, segundo, con sus revolucionarias Hololens, unas gafas de realidad aumentada diferentes a las Oculus Rift (realidad virtual) o Google Glass(realidad aumentada) por el hecho de generar hologramas en la vista de sus usuarios. Para llevar a cabo este proyecto Microsoft ha estado trabajando en secreto estos cinco años.

Se podría intuir en el sector que este año, en el que las firmas de análisis vaticinan que los dispositivos «wearables» -vestibles, en español- serán un boom en ventas, estaba preparando el terreno para llegada de las pantallas holográficas a nuestras vidas. Todavía es pronto para asegurar que romperán el mercado, dado que Microsoft ya ha advertido que las Hololens saldrán durante el periodo de vigencia de Windows 10.Esto se traduce en años, dado que la última versión del ecosistema no está aún disponible.

Pero, con todo, este aparato casi de ciencia-ficción ya es un paso al que otros fabricantes pueden observar con deseo. El prototipo desvelado esta semana, aún en fase de pruebas, permite que los hologramas se conviertan en aplicaciones y se coloquen de manera tridimensional en el mundo físico.

El dispositivo cuenta con lentes de alta definición holográficas y sonido especial para poder ver y escuchar los objetos virtuales alrededor del usuario. Completado con sensores, un sistema en chip de próxima generación consigue que el casco sea capaz de funcionar sin cables. El objetivo, por tanto, es proporcionar una nueva visión de la realidad que puede construir lo que está mirando y comprender lo que dice con sus manos y su voz.

Como reza la canción de Héroes del Silencio («Imaginas cosas que nunca verás a veces piensas que son reales»), este dispositivo intenta «engañar» al cerebro al proyectar sobre sus ojos distintos objetos interactivos. Este sueño que persigue la industria desde hace años permitiría divulgar la «telepresencia».

Sin embargo, es posible que se tope con un problema mecánico y social.¿Los ciudadanos adoptarán este sistema como algo práctico y útil como un teléfono móvil inteligente? Muchos de los avances no llegan a danzar en las ventas y el precioso baile que se pretendía de ellos se queda en una verbena en la que el ruido confunde.

La televisión 3D es ejemplo de ello; no ha triunfado como se esperaba porque los usuarios no están dispuestos a utilizar un artilugio que se coloca en su cara para disfrutar del efecto tridimensional. A pesar de ser ya un estándar en los modelos actuales, los fabricantes han dado un giro hacia otros sistemas con los televisores curvados, que prometen una sensación de profundidad. Y lo consiguen, claro, sin unas gafas.

Un problema así podría frenar el impulso de Microsoft en el momento de su lanzamiento oficial. Porque el verdadero avance que marcará posiblemente un antes y un después será cuando, sin el uso de unas lentes especiales, el ser humano sea capaz de comunicarse con alguien casi en cuerpo y alma con una persona a mil kilómetros. HP desveló hace dos años una pantalla holográfica que podría acercar esta tecnología a los móviles y que, en cierto modo, haría realidad los hologramas imaginados en «Star Wars».

No cabe duda que las Hololens, que podría acabar triunfando donde otros lo intentaron, suponen una gran innovación, ya que además abre la puerta al mundo profesional. Crear diseños en 3D gracias aHoloStudio, que permitirá que una persona pueda «viajar» virtualmente a Marte, comunicarse por Skype, jugar a «Minecraft» como nunca o comprobar el resultado de un edificio antes incluso de construirlo serán algunas de sus posibilidades. A pesar de no suponer un significativo negocio a corto plazo para Microsoft, muestra que esta empresa es capaz de pensar hacia el futuro. Estamos al borde de un cambio importante y que intenta desterrar las pantallas planas a la que nos hemos acostumbrado en los últimos años.

Texto publicado en ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: