Asistentes digitales, micrófonos o algo más

Juegan en la misma liga pero con distinta equipación. Los altavoces inteligentes han presentado sus credenciales en España tras unos meses (o años, en algunos casos) de competición en el mercado anglosajón. Estos aparatos dan cabida a los asistentes digitales que permiten realizar diversas tareas con solo pronunciar de viva voz algunas peticiones. Por los matices del idioma y su diversidad, adaptarlo al español ha sido una tarea complicada, aunque Siri o Assistant, dos de los principales software, venían ya rodados de hace algún tiempo.

Por norma, estos nuevos aparatos electrónicos que empiezan a ponerse de moda comparten muchas funciones. Abarcan desde decir la hora, el estado de la climatología, la situación del tráfico, reproducir contenidos de audio, pero la industria pretende convertirlos en el centro neurálgico del hogar. Tiene sentido, porque por sus naturaleza los altavoces inteligentes (¿o deberíamos llamarlos micrófonos?) permiten conectar un sinfín de aparatos electrónicos para el hogar a través de la red WiFi doméstica. De tal manera que los usuarios, dándole permiso, pueden activarlos y controlarlos por medio de la voz;el nuevo vehículo para la interactividad entre el ser humano y la máquina.

Todo depende, no obstante, de cada modelo. Porque, en líneas generales, los altavoces inteligentes han abierto la puerta a una batalla de compatibilidades. En España, por el momento, es todavía pronto para ver quién se lleva el triunfo. Los dispositivos más interesantes son Google Home, Amazon Echo y Apple HomePod. Sí, comparten muchas funciones, pero su naturaleza es distinta. Cada uno de ellos tiene sus puntos fuertes y sus débiles. En un determinado terreno destaca por encima uno de ellos, pero en otros flaquea estrepitosamente. Hay muchas dudas al respecto, pero bien empleados pueden resultar muy útiles en nuestro día a día.

Google Home: buen reconocimiento, sonido limitado

En el caso del Google se pueden encontrar dos modelos compatibles, elHome y Home mini. Tiene prácticamente las mismas prestaciones, pero se diferencian entre ellos por su tamaño, algo que influye decisivamente en la calidad de sonido. Ambos pueden convivir perfectamente, pero lo que más sentido tiene es optar por el de mayor tamaño (para colocarlo en el salón, por ejemplo) y acompañarlo por el pequeño (en la habitación).

La calidad de sonido es decente y suficiente para un espacio medio, pero no destaca especialmente por su gestión de los graves.No está especialmente indicado para disfrutar de la música, pero como aspecto destacado es su gran abanico de funciones gracias al depurado Assistant y, sobre todo, su impecable sistema de reconocimiento de voz. Reconoce la voz al instante, sin titubeos, aunque a veces, y dependiendo de si se trata de un determinado servicio de terceros, debe pensar un poco. Pero, en comparación a sus rivales, destaca por su capacidad para proporcionar respuestas objetivas a las preguntas sin necesidad de activar o desactivar las peticiones.

Dado su ecosistema Android, el equipo ofrece múltiples compatibilidades con productos domésticos inteligentes como termostatos Nest, Honeywell y Ecobee, el sistema de iluminación Philips Hue, interruptores de TP-Link o cerraduras inteligentes como el Smart Lock Pro Connect de August. Otros muchos electrodomésticos de firmas como Sharp o iRobot también ofrecen la posibilidad de añadirse a la aplicación para dispositivos móviles iOS y Android a través de la red WiFi doméstica y gestionarlos por simples comandos de voz. Un punto favorable es que reconoce distintas voces y se pueden registrar perfiles distintos, incluso para los menores de edad.

No obstante, el equipo pone el foco en sus propios servicios, con lo cual invita, por así decirlo, a pasar por caja si se le quiere sacar el máximo partido. Incluso si se prefiere a Spotify frente a otras alternativas es mejor ser usuario «premium». Cabe señalar que aunque con el periférico Chromecast Audio se puede compartir canciones a distintos altavoces, el Google Home soporta transmisión de sonido por Bluetooth, con lo que, ya de paso, se puede tener un altavoz inalámbrico a tu alcance. A su vez, es capaz de transferir contenido audiovisual directamente al televisor, aunque para ello exige algunos requerimientos técnicos, pero iniciar un video en YouTube o pedirle que el capítulo de cierta serie en Netflix se hace en cuestión de segundos.

Como aspectos negativos, quedan las dudas sobre el tratamiento de datos personales. Esto es, sin lugar a dudas, un punto controvertido que supone replantearse todo lo demás. En la era de la privacidad, hay que hablar de que estos aparatos, a su vez, son micrófonos que están permanentemente escuchando cuando pronuncias las palabras mágicas, «OK, Google». A partir de ahí, los usuarios pueden realizar miles de peticiones distintas, pero todas se van recogiendo en la aplicación. Eso puede suscitar ciertas dudas para los más defensores de la privacidad.

Amazon Echo: variedad y múltiples funciones

La familia Amazon Echo se compone, en esta primera tanda, de cinco dispositivos, cada cual con su propia naturaleza y planteamiento. Se trata de los modelos Echo, Echo Plus, Spot y Dot (además del altavoz subwoofer), que pueden actuar en consonancia porque se conectan a la misma red WiFi doméstica. La experiencia completa es fantástica, aunque es cierto que para iniciarse en la aventura de los asistentes digitales es cuestión de decantarse por uno dispositivo en particular, que posiblemente sea el «normal», el Echo.

Como altavoz, este equipo no destaca especialmente por su calidad de audio. Sus rivales son mejores en este terreno, aunque se puede corregir de dos formas; con el modelo Echo Plus o probando con el subwoofer, un mamotreto que potencia las frecuencias graves para convertirlo en un reproductor de música más que decente. Su estética, es cierto, deja algo de qué desear. Es sobrio y tosco, pero su tamaño es acorde a un salón medio.

En cuanto a sus capacidades, Amazon, por experiencia, ha logrado posicionarse como el mejor. Es así. Su sistema de reconocimiento es rápido, sensible y ágil, aunque no funciona bien con distintas voces y tampoco se pueden realizar varias funciones a la vez a través de Alexa, posiblemente el asistente más evolucionado y el que consigue una voz más natural.

Y, además, cuenta con un aspecto diferencial, las «skills». Se trata de microaplicaciones que da luz verde a ampliar sus funciones nativas. En España ha debutado con unas 400 propuestas,que irán ampliando. Y se encuentran catalogadas en varias categorías, con lo cual es cuestión de ir buceando para activar, por ejemplo, la reproducción de cuentos infantiles, la posibilidad de realizar pedidos a un determinado restaurante de comida rápida o realizar un pasatiempo. Y, también, preparar tareas de compra específicas, algo que le diferencia del resto.

Este planteamiento, sin embargo, también genera ciertos compromisos. Para que el altavoz realice cierta tarea hay que activarla previamente; no forma parte de su ecosistema nativo. Todo ello se gestiona desde una aplicación, bastante intuitiva, que sirve tanto para dispositivos iOS como Android. Este es otro de sus puntos fuertes, la compatibilidad. Es abierto y transversal, una visión que también se aprecia en la inclusión de una salida auxiliar para conectar altavoces antiguos. El software de voz, Alexa, es el «cerebro» que mueve las peticiones, pero ha logrado dar un salto e integrarse en multitud de dispositivos electrónicos de ocho marcas comerciales distintas, como Grundig, Energy Sistem.

Otra de las cuestiones más interesantes viene de los dispositivos compatibles. Son muchos y muy variados. Se pueden conectar desde las bombillas inteligentes Philips Hue, la cámara D-Link, termostato Tado, productos de Netatmo, los aspiradores Roomba, así como enchufar el reproductor multimedia Fire TV Stick en el televisor para abrir Netflix. Pero, sobre todo, funciona muy bien con los propios servicios de Amazon, Kindle, Prime Video o Prime Music, que para ello requiere de realizar ciertos pagos.

¿Qué se puede hacer con Alexa? En este caso, el gigante del comercio electrónico supera a sus rivales. La respuesta es simple: casi de todo. Es decir, se le puede pedir que active una alarma, organizar tareas, consultar el calendario, consultar el clima, realizar videollamadas, responder preguntas y, a través de las «skills», otras muchas tareas. Un aspecto más controvertido también se encuentra en la entrega de demasiados datos personales.

Apple HomePod: más altavoz que asistente

Con la llegada del HomePod a España, Apple se ha unido a la batalla de los altavoces inteligentes en español, el segundo idioma más hablado del mundo. Este dispositivo destaca especialmente por su enfoque más cercano a ser un reproductor de música de calidad. Y en este terreno se marca un tanto. Su sonido, impecable y potente, logra además ajustare a las diferentes condiciones geométricas de la habitación. Lo hace de manera automática, con lo que puede escucharse de manera similar independientemente de donde se sitúe.

La transmisión de audio, en cambio, presenta algunas dudas al respecto. Funciona muy bien con su propia tecnología, AirPlay, con lo que los dispositivos Android se encontrarán con un aparato más limitado. También se aprecia el esfuerzo de la compañía en cerrar el círculo de su ecosistema. Si no se es suscriptor de Apple Music, su servicio de música en «streaming», o se tiene una amplia librería de canciones se notarán muchas limitaciones. En caso contrario, si se utiliza esta plataforma de manera habitual es una gozada,porque se pueden pasar canciones, buscar por género o título simplemente pronunciándolo por voz.

Como asistente digital, el dispositivo es más bien limitado. Se ha integrado a Siri, el «cerebro» que mueve las peticiones de voz, en un altavoz, con lo que se tendrá dos software trabajando a la misma vez (en el HomePod y en el iPhone). Aunque reconoce la voz muy bien, incluso sin levantar la voz desde la otra punta de la habitación. Al igual que Amazon, ofrece la posibilidad de emparejar otro HomePod para producir efecto estéreo. Como otro punto a su favor, la privacidad. El negocio de la firma norteamericana no se encuentra en los datos personales, con lo que hay total garantía que no habrá ni anuncios ni un rastreo innecesario de tus actividades.

Publicado en ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s