La naturaleza ha inspirado grandes hitos tecnológicos a lo largo de la historia. Muchos de los avances han venido prestados de la biología de los seres vivos y de su relación con su hábitat. Inspirado en el majestuoso vuelo de una libélula, la empresa de automatización alemana Festo ha desarrollado el insecto robótico más grande del mundo. Una condición que le ha servido para entrar en el libro Guinness de los Récords en su edición de este año. Sigue leyendo

Blog de WordPress.com.

Subir ↑