Mi despedida de ABC: 12 años intensos

Tras casi doce años -entré en febrero de 2009- se cierra un ciclo personal en ABC, empresa a la que he entregado mi vida y sacrificio en este tiempo. Ha sido un periodo magnífico, en el que he conocido a estupendos amigos. Desde entonces, he aprendido mucho y he tenido a grandes compañeros alrededor. Muchos de ellos talentosos que luchan cada día por sacar adelante el proyecto. 

Gracias a Manuel Erice, que en paz descanse, por la confianza depositada para formar parte de la edición digital del periódico. Allí tuve la suerte de encontrarme con buenos compañeros como Manuel Trillo, un metódico titulista de buen saber. Te deseo lo mejor, amigo. O mi responsable directo, Javier Asprón, el hombre tranquilo apasionado por la Fórmula 1 (cuida de esa familia tan preciosa con Teresa). 

MADRID .5-2-13. Redacción de ABC FOTO: JOSE RAMON LADRA.

Deportes me dio un colchón, entre los que se encontraban Miguel Zarza (cuida de esa niña), José Manuel Cuellar (!nos vemos en el Rowland”), Tomás González-Martín (me debes una camiseta del Real Madrid formada), Emilio Vicente Escudero (cuida del Guille que crece rápido). Periodistas curtidos como José Carlos Carabias, Enrique Yunta, Jorge Abizanda (me seguiré acordando del Glorioso) y otros muchos con los que he tenido el placer de compartir mesa en aquella primera parte del partido. 

Por el camino, me encargué de montar las cuentas principales del periódico en Twitter. Tengo buenos recuerdos del perfil @abc_es administrándolo incluso desde una BlackBerry. También Javier Duro, el “sevillano”, del que me alegro mucho que te vaya tan bien; espero volver a verte “don listillo”. Fueron momentos intensos regados entre cervezas a la salida del “curro” con gente como Cristina Garrido, Diego Casado, Inma Zamora, Manuel Valiño, Irene Gómez Peña, Patricia Morales, Manuel Valiño o Ruth Pilar Espinosa. Chicos, cuidaros muchos y seguir luchando. Estuvo poco pero Mario Moratalla (no desvelaré que te apellidas como yo granuja) dejó una huella imborrable. Era mi amigo antes y lo seguirá siendo a pesar de discutir de política muchas veces. 

En 2012 se creó la sección de Tecnología, que hasta entonces estaba asociada a Ciencia, con la gran aportación de Judith de Jorge, la maestra y capitana (amiga, echaré de menos tus consejos). Sin ti esta sección no sería nada. Fue, sin duda, una gran apuesta editorial que ha sido como mi hijo: desde que di mis primeros pasos en este oficio sabía que mi profesión debía estar siempre vinculada al mundo de la innovación y la tecnología. Gracias a Montserrat Lluis, ahora subdirectora de Cope, por confiar en mí. Te estaré eternamente agradecido. 

Desde entonces, hemos intentado hacer una sección equilibrada, que tocará todos los palos de la industria, hablará del mundo del consumo, coqueteara con los emprendedores, potenciara el sector del ocio electrónico (que no se nos olvide que mueve más dinero que el cine y la música juntos) o arrojara luz sobre los movimientos de las empresas tecnológicas, así como temas más virales o más filosóficos como la identidad digital o la protección de datos. Algunas ideas como la sección “Consultorio” (luego pasó a denominarse “Trucos”) tuvo una gran acogida hasta el punto que otros medios han copiado la fórmula. 

Durante este periodo he intentado explicar y hacer entender la tecnología, arañar los acontecimientos que llegan del futuro o desentrañar el impacto social y económico de la transformación digital. Espero haber aportado algo. La sección no hubiera sido posible sin Andrea Fernández (cuídate allá donde estés), Ana I. Martinez (gracias por todo, te deseo lo mejor y te seguiré viendo, no hay duda), Patricia Biosca (sigue luchando, amiga, eres una grande que siempre sabes estar ahí) y, en el último año, Rodrigo Alonso (eres como un hermano para mí, lo harás bien). No quiero olvidarme, pues, de Jorge Aguilar, cuyo paso fue corto pero es un tío grande. Y, por supuesto, de José Manuel Nieves: a pesar de los malos momentos entre nosotros y las tensiones te quiero y te aprecio como un hermano mayor. También de Jon Oleaga, un currante hecho a sí mismo (espero hacer negocios contigo algún día, te veo pronto). 

Salvo en Opinión, he tenido la oportunidad de escribir en todas las páginas del periódico. En Cultura muchas veces con crónicas de conciertos y entrevistas musicales, además de intentar colar temas de videojuegos. Un sector del que es necesario elevar el discurso. En Sociedad por supuesto, hablando de muchas cosas relacionadas con la tecnología. He tenido el privilegio de poner mi cara en decenas de contraportadas. 

En Internacional o Economía he podido explicar informaciones sobre 5G, conflictos sobre las Big Tech o resultados económicos de las multinacionales del sector. Me ha encantado escribir en el suplemento de Empresa, del que me gustaría seguir vinculado de alguna forma en el futuro. Alguna vez en España tratando temas de ciberseguridad. Incluso, a pesar de que la tecnología es algo minoritario, he tenido la oportunidad de firmar alguna que otra portada, como la del episodio del ataque Wannacry. Debo dar las gracias a todos los periodistas “tech” y a todas las marcas y agencias de comunicación por los buenos momentos y la atención recibida. Ojalá haber podido aprovechar más el cargo para haber viajado más, pero mi paternidad me lo ha impedido. Esto lo echaré mucho de menos. 

Gracias a todos mis compañeros del resto de secciones, de maquetación, de diseño. Sin vosotros no tendría sentido. Me llevo muchos (y desinteresados) amigos como Carolina Mínguez, una trabajadora incansable repleta de propuestas originales; amiga, te llegará tu momento, que no te quepa duda. Cualquier cosa aquí estaré. A Mónica Arrizabalaga, la “vascuence”, una guerrera que sabe adaptarse a todo y siempre lo hace bien. A Manuel Perez Villatoro, por sus confidencias sobre la historia militar; este medio te debe mucho, espero que algún día te lo devuelva. A Israel Viana, el “hemeroteco”; te seguiré picando con música mientras me enseñas algo de jazz. A Javier Villuendas, el “indie”; llegarás lejos, créetelo. A Gonzalo López Sánchez, el “biólogo”; espero que algún día alcances tus sueños. A Fernando Pérez Medina, buen profesional y mejor persona; no sé qué hubiera hecho sin tu magia tituladora. A Javier Torres, te espero en el Fifa; llevarás a lo más alto tu arte. A Erika Montañés, redactora entregada y comprensiva que tiene un gran futuro por delante a pesar de ser de pueblo como yo. A David Conde, el “Gallagher” local que tiene un buen ojo clínico con las cámaras. A Andrea Carrasco, por contar conmigo en sus boletines.

Son tantos con los que he compartido horas y batallas que si me olvido de alguno, perdonad. Muchos, como Silvia Montero, que siempre ha estado al quite desde las “redes”. O Cristian Buades, el de San Vicent del Raspeig, que con mucho mimo cuidó de nuestros temas. O Lorena López Antón, sigue pateando al rugby por favor. Muchos.  A Teresa Sánchez Vicente, cuida de esas niñas bonitas. A Carlos Manso, un buen compañero de temas. A Diego Moreno Bermejo, la “voz” que me dejó participar en el mundo del podcast. A Patxi Fernández, un grande en todos los sentidos que me dejó meter las zarpas en Motor. A CG, el “calavera” que siempre te escucha. A Elena Segura, una “motera” curranta. A Carmen Rodríguez, que estuvo ahí para odiarme en las maquetas al igual que Emma Peña (cómprale la Play a tus hijos, venga). Armando Hueso, que aunque tuve roces ha estado ahí cuidando del SEO. A Paloma Santamaría, trabajadora nata con la que siempre se ha podido hablar de todo. A Juanfran Alonso, por su compañerismo.

Y no quiero olvidarme de los jefes, claro. A Borja Bergareche, una persona talentosa con muchas ideas brillantes a quien hay que seguir cerca. A Luis Ventoso, un gran periodista del que aprender de su sorna gallega; gracias por su cariño y amor duro, siempre me acordaré de ti. A Bieito Rubido por su confianza todos estos años en la sección. A Isaac Blasco por su cercanía, su amistad y su capacidad para repartir balones. A Adolfo Garrido, por su entrega y su seriedad. A Juan Fernández-Miranda, por contar conmigo en muchos temas interesantes. A María Jesús Pérez, la “jefa” que me ha permitido colar artículos de economía en su negociado. A Jesús G. Calero, el “cultureta” que siempre me dejó actuar con orgullo entre sus páginas. A Isabel Gutiérrez, por editar con su gran mimo las Contras. A Nuria Ramírez de Castro, por pensar en mí. A Julián de Velasco, ojalá tener tu mano para el dibujo. A Agustín Pery, con quien ojalá haber podido estar más cerca para aprender. Y también a Julián Quirós. La pandemia ha impedido a muchas personas, entre las que me encuentro, trabajar codo con codo con él y aprender su dilatada experiencia como director de medios. Os deseo a todos el triunfo. 

Lo mejor de estos doce años ha sido, sin duda, conocer a Silvia, mi amor, mi compañera de viaje;  y, sobre todo, el haber podido encontrar a los ojos que me guían: Leo y Mía. Todo lo hago por vosotros. Siempre. 

Se cierra, ahora, una página importante en mi vida pero se abre otra como periodista de Content Factory, el departamento de Branded Content de Vocento. Una etapa ilusionante cargada de retos y donde espero aprender mucho con un gran equipo liderado por Marta Gesto y Paloma Bravo. Empezamos. 

Publicado por josedaze

Periodista especializado en tecnología, innovación y economía digital, con habilidades en SEO, marketing digital y social media. Amante del rock y las motos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: