Para formar periodistas

A nadie ya le sorprende que la sociedad de la información está cambiando el panorama periodístico y social. Las nuevas tecnologías han puesto en evidencia que el concepto de periodismo ha dejado de tener vigencia. La raíz de su función persiste pero el resultado ya no es el mismo.

Sin embargo, ¿estamos preparados los periodistas para afrontar esta profunda revisión de la profesión? ¿Qué requiere un recién licenciado en la mal llamada Ciencias de la información para incorporarse en un puesto de trabajo? En el III Congreso de periodismo de la Universidad Complutense de Madrid han dado unas pequeñas pinceladas, no muchas, sobre la formación del periodista digital.

Partiendo de la base que el ciberperiodismo es un adolescente, y a pesar de que su crecimiento está evolucionando rápidamente, nos encontramos con las grandes dificultades de asentar verdaderamente unos conocimientos, y mostrarlos entre las paredes de una universidad.

Según la profesora de la UCM, Concepción Edo, “está en fase de experimentación”. Sin embargo, tiene bien claro que hay que tener “agilidad” y “saber adaptarse a los cambios”. Realmente, esto es muy importante, pues un periodista que se precie jamás puede renegar de las nuevas tecnologías.

El concepto de periodista digital se remonta a varios años atrás. No muchos. Y nos apresuramos a definirlo a pesar de que las facultades de periodismo son muy recientes. “Hasta bien entrado el Siglo XX no ha habido experiencia docente. Desde los comienzos se ha sufrido las diferencias entre el estudio teórico y la práctica”, señala Edo, aunque es partidaria que no se puede separar.

Desde el punto de vista profesional, que es el que realmente nos preocupa a todos, incluso a los estudiantes, cabe lanzar una severa crítica hacia los medios de comunicación actuales:

“En el trabajo de los medios digitales se abusa del coy&paste. Es difícil encontrar reportajes e informaciones de cierto nivel. La gente busca noticias rápidas y se desaprovecha enormemente las posibilidades de la red”.

Lo que sí es cierto es que el periodismo sigue siendo en el fondo lo mismo: contar historias reales, intersantes y contarlas bien pero un texto bien escrito es imprescindible. Pero ahora sabiendo redactarlo deforma breve y completa, aportando mucha información en poco espacio. Sin embargo, Edo considera que “la adaptación al soporte no es tan importante. Es el mismo pero en un paisaje diferente. La verdadera batalla es el texto”.

Para la docente, no existe un ‘periodista digital’ sino ‘periodistas’, que deben adaptarse. Por esta razón, ha recreado una serie de factores críticos sobre el periodista actual:

1. Falta flexibilidad y dominar ciertos lenguajes y técnicas. Hay que adaptarse a los nuevos formatos y tener múltiples habilidades.
2. Desarrollar una capacidad de documentalista. El periodista de hoy en día tiene que ser capaz de responder con eficacia a los problemas, incluso sin necesidad del ordenador.
3. Asimilar la teoría del hipertexto. El nuevo periodista debe tener conocimientos de hipertexto, software y diseño de paginas web, además de siempre contar con la participación de la audiencia, aunque sí es cierto que en ellos nos encontramos con los críticos más duros. Pero siempre viene bien que nos recuerden lo mal que lo hacemos.
4. El periodista debe seguir teniendo una buena formación académica y cultural. Y debe estar muy por encima de los conocimientos de la audiencia.
5. Hay que saber manejar muchas fuentes. Si no se contrastar las fuentes es la muerte del periodismo.
6. No hace falta formar técnicos, tiene que ser sobre todo periodista. Hay que aprender y reciclarse. Dar juego a la memoria. Tener capacidad de síntesis y trabajarse bien los temas. El gran peligro es la superficialidad.
7. Tener en cuenta la gran importancia de la profesionalidad y ética. Sin duda.

En otro campo suele pastar el profesor de la Universidad de Navarra y gurú de la blogosfera, José Luis Orihuela, quien considera que “tenemos que recuperar algunos valores en donde se cimenta la profesión”. Pero aquella profesión romántica de contar historias.

“Hemos pasado de un modelo en el que los periodistas administraban la información, tenían y divulgaban sus conocimientos a un momento en el que no necesitamos más información sino saber seleccionarlas”.

Para ello, quiso exponer una serie de características:

1. Hay que aprender a buscar y a seleccionar la información valiosa y contrastada.
2. Con ello, mezclar información producida por diferentes fuentes y distintos formatos además de mezclar los datos de las fuentes con la de las audiencias.
3. No podemos dejar el diseño a los estilistas, ya que es una capacidad importante para el consumo de información. Hay que hacerla más accesible a las audiencias y destinada a los distintos soportes.
4. Sin duda, aprender a argumentar en público sobre nuestros puntos de vista y saber exponerlos.
5. Refinar. Estamos operando en la función de refinado de información para tratar de sacar lo mejor. Esta es la diferencia con antaño. Estamos aportando valor y estamos explicando, interpretando y contextualizando a la vez.
6. Aprender a representar la información a través de diferentes soportes, sobre todo visualmente.
7. El periodista debe cooperar con las audiencias, que participen en un grado mayor que en la actualidad. Y eso es técnicamente posible
8 Aprender a cambiar. Redefinir nuestra identidad profesional muchas veces a lo largo de la vida.
9. Innovar, es decir, crear desde el primer momento nuestra identidad.
10. Reaprender a leer y a pensar de un modo nuevo. Lo que viene a ser algo así como decodificar la información y aprender a observar la realidad.
11. Reaprender a escribir a través de enlaces, ultimando diferentes formatos de audio, textos y videos.
12. Aplicar nuestras nuevas destrezas y, con todo ello, comunicarlo de forma eficaz.
13. Todo ello se podría resumir en una premisa básica: Aprender a aprender. Nuestro proceso de formación profesional va a ser permanente.

Por su parte, la profesora de la Universidad de Málaga, Sonia Blanco expuso lo que “me he encontrado en mis clases”. Y vaya, pues no deja de sorprender la actitud de ciertos alumnos que, en el día de mañana, podrían ser periodistas.

Según dijo, se ha encontrado con “jóvenes desilusionados y poco motivados”, que salen a un mercado laboral sin mucho futuro pero donde hay muchas soluciones.

“Estos nuevos medios es una nueva oportunidad para los futuros comunicadores. Pero es una cuestión de trabajar y trabajar duro. Lo que está en crisis es el periodismo de calidad, los buenos reportajes”.

Después de reconocer abiertamente que la información “es cara de generar”, Blanco cree que “estamos intentando rentabilizar los medios”, aunque es realista y entiende que “es necesario que los medios deben ser empresas rentables pero han dejado de lado su función social”. Ahí está el problema, creo, porque no hemos sabido entre todos buscar un equilibrio.

Por otra parte, y metiéndose en terreno pantanoso, matizó que “los nuevos medios no son peligrosos si son buenos los medios en su labor”. Antes de despedirse, Blanco reflexionó acerca de los valores de los universitarios: “¿A qué punto hemos llegado que tengo que explicarle a un alumno que no todo vale, como por ejemplo copiar de la Wikipedia?”

“Tenemos que volver a pensar que el alumno deje de ser ese mero receptor. No debería conformarse. Los profesores hemos dado mucho contenido pero no han enseñado al alumno trabajar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: