El todo por el click o la jugosa polémica

Hay titulares que sabes perfectamente que nada más escribirlos funcionarán muy bien. En Internet, donde se busca el click por encima de todo, encontrar una combinación que hable por sí sola se convierte en un arduo trabajo donde entran en juego numerosos factores. Esgrimir argumentos en torno a la política o la guerra de trincheras entre diferentes bandos mediáticos incrementa las visitas. Queda demostrado.

Por eso no es de extrañar que los periodistas nos rompamos la cabeza pensando en una frase que motive al usuario/consumidor de turno a comenzar la lectura del artículo. Un texto puede ser grandioso pero se queda en nada si no se encuentra una buena fórmula para titular. El titular lo es todo. Una frase rompedora, recurrente, un juego de palabras, una cita textual, ambigüedades. Todo vale con tal de hacernos con el tiempo del lector.

En las facultades se suelen estudiar los tipos de titulares: informativos, sensacionalistas, explicativos. Quizá haya veces que no tenga nada que ver, pero cuando te encuentras con uno que reza ‘Federico, cuenta lo del Pocero’ no hay motivo para no prestarle atención. Aunque sea tan solo por ver un nuevo ataque contra alguien se llama de la misma manera que el locutor estrella de la COPE.

Demoledor artículo el publicado en Estrelladigital donde se arremete duramente contra Federico Jiménez Losantos con calificativos como “predicador patriota para forrarte el riñón”, “sicario de Aguirre contra Gallardón”, “predicador de la catástrofe “ o “gran mandril de la mañana”.

Se le acusa, entre otras cosas, de tener “negocios sucios” sobre la base de “tráfico de influencias” con ciertos dirigentes del Partido Popular y de aceptar dinero del conocido especulador/constructor Paco Hernando ‘El Pocero’. Entre otras cosas, claro, puesto que si extraemos algunos párrafos del texto se pueden apreciar el lenguaje imperativo con el que se exige al locutor a se transparente con sus oyentes y cuente estas supuestas irregularidades:

“Cuenta, Jiménez Losantos, que tu socio y accionista, el Pocero, es uno de los amigos del Rey al que todos los días pones a parir, ¿o no has visto las fotos en los aviones, los barcos, las fiestas y recepciones? Cuéntalo, Federico, y explica que Zaplana condecoró al Pocero y di quiénes fueron y cómo los que favorecieron al Pocero para levantar el monstruo de Seseña. Y si es cierto que Zaplana veraneaba en su yate Clara, con gasóleo gratis total y con toda su banda de amigotes, los chicos de Altea.”

“Cuenta, por ejemplo, cómo y por qué te dio Esperanza Aguirre cuatro licencias de televisión digital en un concurso con un pestilente olor a prevaricación y tráfico de influencias, y quién llamó a los banqueros para los avales millonarios de todas esas concesiones. ¿Acaso fue la propia Aguirre, la liberticida del Diario de la Noche de Germán?, o su compañero de póquer y socio tuyo, el otro talibán, el tal Alberto Recarte, miembro del “Club Liberal o te lincho”? Por cierto, ¿tu psiquiatra es también del Club?”

Y eso no es todo porque la lectura completa deja muchas más cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: