El futuro nos seduce

Por mucho que nos empeñemos, nadie sabe cuál será la tecnología utilizada por los medios de comunicación en un futuro. Poco a poco avanzamos, implementando nuevos desarrollos que nos hacen la vida mucho más cómoda, facilitando el trabajo a los profesionales que dibujan la realidad social. En eso radica, precisamente, la importancia de las nuevas tecnologías.

A pesar de todo, los periodistas deberíamos devolver el espíritu perdido a esta apasionante profesión, que a más de uno les trae locos pero que no cambiarían jamás. La era digital ha abierto numerosas puertas que, a su vez, conlleva alcanzar nuevos retos y metas que, anteriormente, se desconocían. En cuanto los vamos superando, nos inventamos otros peligrosos vicios. Tenemos un gran poder, y no es cuestión de aprovecharlo en beneficio propio, pues comporta muchas responsabilidades.

La imagen de aquel redactor entrado en años, fabricando sus informaciones a base del aporreo constante de una antigua máquina de escribir, parece hoy en día olvidada. Pero no nos engañemos, pues esa fotografía permanecía vigente hasta hace relativamente poco tiempo. Pertenece a un pasado reciente.

El periódico papel va perdiendo importancia en detrimento de las infinitas posibilidades de Internet. Poco a poco los grandes dinosaurios del sector van cayendo en una profunda reflexión. El simple hecho de poder consultar las noticias que nos interesan desde cualquier localización y a través de una tecnología móvil alerta de todo lo que se nos viene encima. Pero, ¿cómo será la tecnología del futuro?

Vivimos en permanente cambio. En una burbuja repleta de arquetipos e ideales, de hipótesis y especulaciones. De pruebas de ensayo y error. Haciendo y deshaciendo, hasta encontrar el camino correcto. Una situación privilegiada y emocionante para los que nos dedicamos a esto, pues encendemos el interruptor de lo divino para sentir de cerca lo que es la creación. La tendencia de los medios es clara: buscar un modelo para la supervivencia.

Procuramos hacer distinciones entre periodistas y blogueros. Y, efectivamente, sí las podemos encontrar pero, con la palabra como herramienta, ambos tratamos de comunicar cualquier hecho o acontecimiento de la mejor forma posible. Y, sobre todo, consiguiendo que el usuario pueda pescar nuestro texto de la inmensa cantidad que existe en esta pecera cada vez más grande. Por esta razón resulta tan importante hacerse comprender, un error que  cometen muchos periodistas-eruditos subidos en el carro de la vanidad.

Lo que está claro es que la prensa que hoy conocemos nada tendrá que ver con la que analicemos dentro de quince años. Los diarios en 2020 recogerán todos los fundamentos que hoy tratamos de poner en práctica. El futuro nos inquieta, nos atrae, nos seduce, aunque sigamos dándole la vuelta a la misma parrilla.

Un pensamiento en “El futuro nos seduce

  1. Fernando dice:

    Precioso artículo Jose, ojalá se convierta en una predicción y te desdiga en las fechas … pero a mejor😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: